Noticias Recientes

Contáctanos:

Email
[email protected]

Teléfono
+52 (55) 5669-4540

Dirección
Indianápolis #70, Col. Nápoles Distrito Federal, MX – C.P. 03810

Síguenos:

Los jornaleros agrícolas en México

80

Las violaciones y abusos a sus derechos


Los jornaleros agrícolas en México han vivido en condiciones de pobreza y son sometidos a la explotación de las empresas del campo, pues “generalmente laboran sin prestaciones, ni seguridad social, ni atención a la salud”, así como “una prolongación de la jornada de trabajo sin pago extraordinario”, denunció la Red Nacional de Jornaleros y Jornaleras Agrícolas (RENACJJA) en un informe que presentaron sobre las violaciones y abusos a sus derechos.

En el informe, los jornaleros señalaron entre los abusos las condiciones de hacinamiento e inseguridad en los albergues, al igual que “las carencias respecto al agua en cantidad y calidad suficiente e infraestructura para el saneamiento: sanitarios, regaderas y manejo de desechos”.

Además, denunciaron que aún existen “en campos y cuarterías sistemas de endeudamiento y raya, principalmente a través de tiendas de abarrotes y comedores”, y que la atención a la salud, “cuando la hay, es burocratizada, lo cual se vuelve un problema importante para las familias que no están registradas en el seguro social”.

Por otra parte, aseguraron que “no cuentan con contratos de trabajo escrito y en español que especifiquen los nombres del patrón y la empresa o rancho agrícola que los/as está contratando” ni se especifica la jornada de trabajo ni modalidad de este, entre otras violaciones a sus derechos humanos y laborales.

“El acceso a la Justicia Social que tienen las y los jornaleros agrícolas junto con sus familias, no será vista hasta que su trabajo sea reconocido, equitativo, se defienda y se reconozca desde el respeto integral y justiciabilidad de sus derechos humanos laborales en la movilidad laboral en el sector agrícola de México”.

Nuevo T-MEC

Pero el 1 de julio entró en vigor el TMEC y en su capítulo laboral indica que cada país debe eliminar “todas las formas de trabajo forzoso u obligatorio”. La trata de personas es una de esas formas. “Comparando este acuerdo con el anterior (el TLCAN) éste es mucho mejor en materia de trabajo. Pero habrá que ver qué resultados concretos tiene”, indica el informe.

“El capítulo 23 del T-MEC es el capítulo laboral más ambicioso que se ha negociado. Hay obligaciones laborales nuevas, tales como mecanismos de solución de controversias fortalecidos y las posibilidades de sanciones comerciales tanto a nivel de sector o industria, como a nivel de planta”, expuso Herminio Blanco Mendoza, presidente de IQOM Inteligencia Comercial y quien fuera el líder de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Uno de los principales logros, y quizá el más visible, es la reforma laboral con un nuevo sistema de justicia para resolver conflictos del mundo del trabajo y garantías para la democracia sindical y la negociación colectiva. Los compromisos de México, además de los plasmados en la reforma laboral, incluyen el combate al trabajo forzoso, la abolición del trabajo infantil, la no discriminación y condiciones aceptables de salario mínimo, jornadas laborales y seguridad social para la fuerza de trabajo.

Además, las autoridades mexicanas deberán atender los casos de violencia o amenazas contra trabajadores que intenten ejercer sus derechos, comentó Herminio Blanco.

Una de las bases del T-MEC son los derechos humanos de los trabajadores, acotó Arturo Alcalde. “La libertad sindical, la contratación colectiva, el trabajo infantil, el trabajo forzoso y la no discriminación son cinco principios fundamentales que incluso la OIT considera obligatorios”, expresó.

En el estado de Michoacán, por ejemplo, y derivado de los acuerdos establecidos en el nuevo T-MEC, las empresas agrícolas michoacanas ya no podrán aceptar en sus campamentos a familias de jornaleros con niños ya que serán acreedoras a sanciones, así lo comentó el secretario de Desarrollo Rural y Agroalimentario (Sedrua), Rubén Medina Niño. “El tema de jornaleros lo estamos trabajando junto con la Secretaria de Desarrollo Social y Humano y la Secretaria de Salud, revisando cómo se van a aplicar los protocolos, tanto sanitarios como de atención a los 8 mil jornaleros provenientes especialmente del sur-sureste de México y que se emplean por temporada de cosecha en diversos municipios michaocanos, especialmente en Tanhuato y Yurécuaro”, expuso Medina Niño.

Informe

Las estadísticas oficiales reconocen que en México hay casi 3 millones de jornaleros y jornaleras trabajando directamente en los campos, que incluyendo a su familia suman 9 millones de personas. En contra de lo que declaran las autoridades de la Secretaría de Bienestar de que casi todos los jornaleros son indígenas, les recordamos que cálculos del extinto Programa de Atención a Jornaleros Agrícolas (PAJA), estiman que hay 2.5 millones de jornaleros de los cuales el 40% son indígenas. Según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE 2018) entre 2005 y 2018 se han agregado a las filas de los asalariados del campo casi 900 mil personas de las cuales el 88% son jornaleros hombres y 12% mujeres.

Aunque la proporción de mujeres jornaleras a nivel nacional escasamente llegan a 300 mil (10% del total), por entidad federativa, en algunas entidades donde se cosechan cultivos de exportación, la proporción de mujeres jornaleras supera el porcentaje nacional: Guanajuato, 17%, Sinaloa, 18%, Sonora, 21%, Baja California, 29%. Migran por pobreza y marginación.

En el 2012, 75.4% de la población potencial jornalera se encontraba en condición de pobreza, y el 23.6% en pobreza extrema. La carencia social con mayor incidencia es la relacionada con el acceso a la seguridad social (89.1%), seguida de la carencia por acceso a los servicios básicos en la vivienda (57.1%), por acceso a la alimentación (40.0%), por rezago educativo (35.7%), calidad y espacios en la vivienda (29.5%), y acceso a los servicios de salud (21.2%).

Violaciones a derechos en el lugar de trabajo

Las condiciones de trabajo de las personas trabajadoras jornaleras agrícolas junto con los sectores de trabajo doméstico, comercio y construcción son de las más deterioradas de todos los trabajadores asalariados en México porque:

• No cuentan con contratos de trabajo escrito y en español que especifiquen los nombres del patrón y la empresa o rancho agrícola que los/as está contratando.
• No se especifica la jornada de trabajo ni modalidad de este.
• Generalmente laboran sin prestaciones, ni seguridad social, ni atención a la salud. Hay una prolongación de la jornada de trabajo sin pago extraordinario.
• Si hay suspensión de actividades durante la jornada no se les paga, únicamente los días trabajados completos. En otras ocasiones, a lo largo de la jornada se modifican las condiciones ofrecidas inicialmente y, cuando no están de acuerdo, no reciben el pago por las horas trabajadas ni el regreso a sus viviendas.
• Pagos condicionados al término del contrato o temporada, que en algunas zonas agrícolas puede durar hasta tres meses.
Como Red Nacional de Jornaleros y Jornaleras Agrícolas vemos con preocupación la violatoria realidad encontrada y documentada en este primer informe. Por tanto, exigimos y demandamos a las autoridades correspondientes lo siguiente:
• La creación y ejecución de un programa que atienda personalmente a las y los jornaleros agrícolas y sus familias.
• Desarrollar una propuesta que contemple el pago de “salarios dignos y decentes”.
• Garantizar el acceso a la Seguridad Social para todas las personas jornaleras y sus familias.
• Que los gobiernos estatales y municipales garanticen la difusión, promoción y defensa de los derechos humanos laborales de las personas jornaleras agrícolas y sus familias en los estados de origen, tránsito, destino y asentamiento.
• Que el Estado mexicano genere los mecanismos necesarios de interlocución con los propios actores para la construcción de políticas públicas que visibilicen e incluyan a las y los jornaleros agrícolas y sus familias.
• Que la Secretaría del Trabajo y Previsión Social en coordinación con la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, implementen el diseño para la ejecución de un Padrón Nacional de Productores por entidad federativa, cultivo y superficie cosechada. El padrón tendrá que ser público y actualizado anualmente
• Que la Secretaría del Trabajo y Previsión Social en coordinación con las secretarías estatales, se apeguen a estándares internacionales de derechos humanos laborales para que se vigilen y supervisen las condiciones de vida y de trabajo de las y los jornaleros agrícolas y sus familias, tanto en los albergues o lugares que alquilan para vivir, así como en los campos agrícolas donde laboran.
• Que las Comisiones Estatales de Derechos Humanos y las Procuradurías de Derechos Humanos vigilen el trabajo de las autoridades competentes tanto en el origen, tránsito como en el destino de personas migrantes jornaleras agrícolas y den seguimiento a las recomendaciones y resoluciones emitidas por la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

El comunicado es firmado por La Red Nacional de Jornaleros y Jornaleras Agrícolas integrada por: el Centro de Acompañamiento a Migrantes A.C. (CAMINOS), Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan A.C. (CDHMTlachinollan), Centro de Desarrollo Indígena Loyola A.C. (CDIL), Centro de Estudios en Cooperación Internacional y Gestión Pública A.C. (CECIG), Coalición Indígena de Migrantes de Chiapas (CIMICH), Mixteco Yosonuvico de Sonora Cerro Nublado A.C., Enlace, Comunicación y Capacitación A.C. (ENLACE), Pastoral Social y Migrantes de la Diócesis de Matehuala, Proyecto de Derechos Económicos Sociales y Culturales A.C. (ProDESC), Respuesta Alternativa A.C. Servicio de Derechos Humanos y Desarrollo Comunitario (RA), Voces Mesoamericanas Acción con Pueblos Migrantes A.C., Dra. Ma. Antonieta Barrón Pérez, académica de la Facultad de Economía, Universidad Nacional Autónoma de México, Dr. Celso Ortiz Marín, académico de la Universidad Autónoma Intercultural de Sinaloa, Mtro. Mariano Yarza, y el Soc. José Eduardo Calvario Parra, académico de El Colegio de Sonora y de la Universidad de Sonora.

Contacto de comunicación de la Red Nacional de Jornaleros y Jornaleras Agrícolas
Mayela Blanco Ramírez. Email: [email protected]