Noticias Recientes

Contáctanos:

Email
[email protected]

Teléfono
+52 (55) 5669-4540

Dirección
Indianápolis #70, Col. Nápoles Distrito Federal, MX – C.P. 03810

Síguenos:

Polinización con abejorros

2.72k

Ya que la polinización es la clave para la obtención de una buena cosecha, los abejorros permiten obtener un excelente amarre de los frutos.

Y por consecuencia, una mejor calidad del producto de forma natural y sin necesidad de una gran inversión en mano de obra intensiva, como ocurre con los sistemas mecánicos de vibración o golpeo; o incluso en los tratamientos químicos con hormonas.

Los abejorros son altamente efectivos para la polinización de diversos cultivos protegidos y en campo, tales como: tomate, pimiento, berenjena, melón, fresa, zarzamora, frambuesa, arándano, grosella, manzana, pera, ciruela, cereza y aguacate.

La dieta de los abejorros se compone básicamente del polen y néctar recolectado de aquellas flores que ya están listas para ser polinizadas, dicho alimento se emplea principalmente para mantener a las larvas que se encuentran en el interior de la colmena.

El abejorro sujeta el cono de la flor con sus mandíbulas y la agita rápidamente con sus músculos de vuelo para obtener el polen, simultáneamente el estigma floral es alcanzado por los granos de polen que se desprenden logrando su fertilización, A este procedimiento se le conoce como “polinización por zumbido”, y se le reconoce porque luego de algunas horas que el abejorro ha visitado la flor, se pueden observar unas marcas café oscuro en el cono causadas por la mordedura de sus mandíbulas.

Características de la colmena

Koppert provee diferentes especies de Bombus spp. en colmenas empacadas en cajas de cartón libres de mantenimiento bajo el nombre comercial de Natupol.

Cada colmena contiene una reina fecundada, entre 50 y 60 abejorros adultos trabajadores (hembras) y un panal con huevos, larvas y pupas que a su vez proveerán de más adultos productivos.

Natupol puede ser colocada en el cultivo desde el momento en el que las primeras flores están abiertas, pero es importante ubicarlas en el sitio óptimo para facilitar su adaptación y el promover el inicio de la polinización lo más pronto posible.

Protección a altas temperaturas

Los abejorros necesitan mantener su colmena dentro de un rango de 15 a 32° C y hasta 32°C para favorecer la ovipostura y eclosión de nuevas generaciones. Con temperaturas más altas se observa que los abejorros permanecen dentro de la colmena para enfriarla mediante el aleteo constante. De la misma forma, consumen más miel con el afán de distribuirla en la colmena para refrescarla. En general, las temperaturas bajas no son problema para los abejorros.

Por esta razón, el factor más importante para determinar dónde ubicar las colmenas es la protección al calor, por lo que se recomienda:

  • Siempre acondicionar un techo suficientemente amplio para proteger las colmenas de los rayos directos del sol y posibles goteos por lluvia o condensación.
  • Colocar las colmenas a una altura entre los 40 y 100 cm como máximo sobre una base horizontal firme, de tal forma que el propio cultivo les ofrezca sombra y frescura generada por el microclima, principalmente durante el verano.
  • Ubicar las colmenas del lado del pasillo donde reciban menos Sol directo durante el día; y si fuese necesario, bajo condiciones de altas temperaturas o cuando la planta aún es muy pequeña, se recomienda colocarlas entre las plantas hacia el interior del surco (2 metros).
  • De ser necesario, ubicar las colmenas cerca de las ventanas, pero nunca frente a los ventiladores o cerca de lugares con vibración.

Cuando las condiciones de alta temperatura son extremas es preferible retardar las introducciones de abejorros, pues de lo contrario se corre el riesgo de mortalidad de larvas y pupas, un bajo nivel de actividad de los adultos, una baja calidad del polen y de la flor en general para ser fecundada, que puede llegar a nivel de daño fisiológico en tomate conocido como excersión estigmática, el cual impide totalmente el amarre del fruto.

Criterios

  • La temperatura máxima que toleran los abejorros es de 36 a 40°C. A partir de 36°C empiezan a morir larvas y pupas. Esto sucede si el periodo en el cual la temperatura rebasa este límite es largo. La colmena en general puede soportar estas temperaturas sólo por periodos cortos (una a dos horas máximo en un día).

Si la temperatura de la colmena rebasa los 36°C por más de dos horas, es aconsejable no introducir abejorros: he ahí la importancia de colocarlas en condiciones frescas (entre las plantas, con techo de uni-cel, cerca de la ventana lateral fuera del alcance del Sol).

  • La actividad de los abejorros se detiene a partir de los 30-32°C. Aunque estas temperaturas no alcanzan a provocar muerte en los abejorros, sí detienen su actividad, ya que los abejorros comienzan a aletear dentro del panal intentando refrescarlo. Todo esto para mantener una temperatura agradable a las larvas y pupas que están por eclosionar. Además, el polen y la flor en general son poco aptos para producir fecundación a estas temperaturas.

Al igual que en el punto anterior, la gravedad de tener estas temperaturas depende de la cantidad de horas en el día. Si la cantidad de horas en el día en las que la temperatura rebasa los 32°C es mayor a 4 horas, es preferible esperar y no introducir abejorros hasta que este número de horas sea menor.

En la mañana y en la tarde puede que haya suficientes horas con temperaturas inferiores a 32°C. Así, los abejorros no trabajarán durante unas horas al día, pero tendrán el resto de horas con luz para hacer su labor.

  • La temperatura nocturna es importante. Si la temperatura nocturna es mayor a 19°C es muy probable que se observe en las flores un fenómeno llamado excersión estigmática (en cultivo de tomate). Como su nombre lo indica, el estigma de la flor sobresale del cono. Esto es un síntoma de estrés fisiológico por alta temperatura nocturna.

Cuando las plantas no tienen un diferencial de temperatura suficiente entre la máxima en el día y la mínima en la noche, hay problemas fisiológicos que hacen que esa flor sea poco apta para fecundarse y amarrar fruto. Si la temperatura mínima es mayor a 19°C es poco factible que haya buen amarre de fruto, aún si las temperaturas durante el día permiten el trabajo de los abejorros o cualquier otro sistema de polinización.

Facilidad de orientación de los abejorros

Los abejorros se orientan visualmente durante sus rutas de vuelo, tomando como referencia objetos que se pueden ver claramente y que no cambian de posición.

Con finalidad de facilitar la orientación de los abejorros y de esta forma disminuir su tiempo de adaptación se proponen las siguientes indicaciones:

  • Colocar las colmenas a lo largo del pasillo central, al ser la referencia más importante dentro del invernadero, sin dejar de considerar el problema por temperaturas altas.
  • Una vez colocada la colmena, dejar reposar por lo menos durante 30 minutos antes de abrir la puerta de la colmena para permitir que los abejorros se tranquilicen después de su traslado y colocación.
  • Cerrar las ventilas del invernadero durante las primeras horas de reconocimiento de los abejorros para que no se salgan y para que puedan establecer su ruta de vuelo y facilitar su orientación.
  • De preferencia no colocar más de 3 colmenas sobre la misma base, si es así, dirigir las puertas de salida de las colmenas hacia al pasillo o los lados, pero nunca hacia el surco, en caso de colocar varias colmenas encimadas, orientar hacia diferentes direcciones (pasillo, derecha, izquierda, pasillo).
  • Procurar que la abertura se encuentre libre de obstrucciones, principalmente hojas y tallos de la propia planta.
  • Marcar las colmenas para identificar su ubicación dentro del invernadero y la orientación de la salida, con el propósito de colocarlas en la misma posición cuando a causa de una aplicación de agroquímicos se tuvieran que retirar del invernadero.

Si no es posible colocar las colmenas inmediatamente dentro del invernadero, habrá que ubicarlas en un sitio fresco (15 a 20°C), libre de perturbaciones.

Cuidados de la colmena

  • Nivelación. Las colmenas tienen una bolsa con miel en la parte inferior. Esta miel es su fuente de agua y de carbohidratos que les dan energía.

Para que el flujo de miel hacia los abejorros pueda darse, la colmena debe estar todo el tiempo nivelada o un poco inclinada, pero solamente hacia la parte posterior, por donde sube la miel. Sí se enciman y se orientan a diferentes lados las colmenas la única solución es tenerlas perfectamente niveladas.

  • Cantidad de miel. Las colmenas cuentan con una bolsa de 2.5 kg con miel para alimentación inmediata en la parte inferior, con el fin de cubrir sus necesidades de agua y carbohidratos que no logran obtener de las flores de tomate.

Para que el flujo de miel hacia el alimentador sea constante, es necesario nivelar las colmenas hacia la parte posterior o simplemente colocarlas totalmente horizontales.

La cantidad de miel de las bolsas está calculada para un consumo normal durante el ciclo de vida activo de la colmena, pero en época de altas temperaturas es probable que la miel se agote antes de tiempo, por lo que es necesario revisar su nivel y rellenar la bolsa para permitir que continúe desarrollándose y trabajando.

Es necesario retirar la bolsa de la colmena para rellenarla con miel, quitando el filtro que se encuentra en uno de los extremos de la colmena. Se puede utilizar un embudo para facilitar el vaciado de la miel. Una vez rellenada la bolsa se vuelve a colocar el filtro en su sitio.

Para preparar un kilo de miel se emplean:

  • 350 gramos de azúcar regular.
  • 650 mililitros de agua purificada.
  • 1 cucharadita de conservador (granulado color beige).
  • Acido cítrico en pequeñas cantidades, hasta pH = 5.

Se mezclan y disuelven los ingredientes (el azúcar se disuelve más fácilmente calentando el agua), se mide el pH y se ajusta a 5.0 empleando pequeñas cantidades de ácido cítrico. También se puede emplear 70% de agua purificada y 30% de jarabe de maíz para evitar el uso de conservadores.

  • Protección de hormigas y roedores. En ocasiones las hormigas e incluso   algunos   roedores   pueden intentar alimentarse de la miel contenida en la bolsa, por lo que hay que inspeccionar y proteger la colmena colocando grasa o pegamento en el soporte para evitar que suban y tengan acceso a ella.
  • Adicionar polen. Cuando por cuestiones de logística o aplicación de algún agroquímico incompatible dentro del invernadero los abejorros no pueden obtener polen del propio cultivo, es necesario alimentarlas con una cucharada sopera de polen al día por colmena; de lo contrario, la colmena puede morir por falta de alimento sólido y por consiguiente el proceso de polinización se ve interrumpido.
  • Retirar colmenas viejas. El ciclo de vida de las colmenas va de 8 a 12 semanas dependiendo de la temperatura, uso de agroquímicos y calidad del alimento. Cada colmena tiene señalada la semana de entrega al cliente y la semana en que se sugiere retirarla del invernadero, esta última incluye dos semanas adicionales de seguridad. Por cuestiones de sanidad se aconseja retirar las colmenas en la fecha señalada (14 semanas como máximo) para evitar la presencia de parásitos como la palomilla de la cera que puede contaminar al resto de las colmenas activas.

Programa de polinización

Con el propósito de mantener un óptimo nivel de polinización, Koppert ha desarrollado un sistema de introducciones de abejorros bajo programa. Dichos programas son desarrollados para las condiciones específicas del cliente y del cultivo, como son:

  • Tipo de cultivo y de flor.
  • Fechas de plantación, trasplante y primera floración.
  • Densidad de plantación.
  • Duración de la cosecha.
  • Comportamiento de temperaturas.
  • Uso de agroquímicos.
  • Ciclo de vida de las colmenas.

Dado que el ciclo de vida de las colmenas depende de diversos factores externos, se consideran 10 semanas como promedio de su vida activa, por lo que al inicio se sugiere hacer una introducción de 8 a 10 colmenas por hectárea y posteriormente hacer refuerzos de 2 a 3 colmenas por hectárea cada 2 ó 3 semanas como máximo para prevenir que la población de abejorros activa decaiga.

Polinización-con-abejorros-c1En términos generales se recomienda hacer la primera introducción de colmenas cuando se observen las primeras 2 flores del primer racimo, considerando que la temperatura máxima sea de 35°C y dividiendo el número de colmenas iniciales en dos partes. (Cuadro 1).

Un buen arranque en la polinización es primordial para maximizar los resultados del cultivo y las colmenas en el corto y mediano plazo, ya que de esta forma se atienden las necesidades de la planta en su estado vegetativo y más vigoroso, para después únicamente mantener los niveles de polinización mediante la elaboración de un monitoreo e introducciones periódicas.

Se puede calcular la fecha del último refuerzo de colmenas unas 12 semanas antes de la fecha establecida para el último corte o cosecha.

Siempre será preferible establecer y garantizar un programa de monitoreo que buscar un “ahorro”, disminuyendo el número de colmenas introducidas o alargar los tiempos entre las introducciones; de esta forma se mantiene una población adecuada de abejorros activos a lo largo del ciclo de cultivo y se evitan fallas de polinización y por consiguiente pérdidas en el rendimiento.

Monitoreo de la polinización

El monitoreo semanal de la polinización es una herramienta indispensable para el manejo eficiente de los abejorros. Esta operación toma 10 minutos por cada 4,000 m2 de invernadero, aproximadamente.

Porcentaje de polinización

Cada vez que la flor de tomate es visitada por algún abejorro, ésta presenta marcas distintivas color café que son ocasionadas por la mordedura de sus mandíbulas. Para obtener el porcentaje de polinización se sugiere el siguiente procedimiento:

  • Recolectar al menos 50 flores cerradas del último racimo en floración (ideal 100 flores), deben ser lo más frescas posibles para que al jalarlas del cáliz se desprendan con facilidad.
  • Seleccionar y contar las flores marcadas.
  • Multiplicar el número de flores marcadas por dos y así obtener el porcentaje de polinización.

Normalmente el porcentaje de polinización deberá estar en un rango entre 90 y 100%; si cae abajo del 80% es necesario analizar las causas que están afectando los resultados de la polinización para ser resueltos a la brevedad.

Nivel de polinización

El nivel de polinización se obtiene mediante la observación directa a las flores abiertas del último racimo y evaluar las marcas observadas bajo los siguientes parámetros (Cuadro 2):

Polinización-con-abejorros-c2La graduación que se otorga para el nivel de polinización es para el invernadero en general, considerando la observación más frecuente.

Polinización-con-abejorros-c3Con los datos obtenidos a partir del monitoreo de polinización se puede prever la necesidad de aumentar el número de colmenas por hectárea y actuar a tiempo antes de que exista una caída dramática en la polinización del cultivo. De la misma forma si se detecta una polinización de 100% nivel 3 durante varias semanas, es posible reducir el número de colmenas de 0.5 a 1 para la siguiente introducción y conseguir un ahorro. (Cuadro 3).

Compatibilidad con el uso de agroquímicos

Si decide realizar la aplicación de algún agroquímico en el cultivo, es importante consultar la “Guía de efectos secundarios” disponible en el sitio de internet www.koppert.com, en donde encontrará un listado de los agroquímicos más utilizados y su nivel de compatibilidad con los abejorros. Las consultas son gratuitas y directas, sólo requiere regís trarse en el sistema la primera ocasión y después acceder con la clave y contraseña que haya proporcionado.

Para determinar la compatibilidad de los insectos benéficos, que para el caso de los abejorros es Bombus spp., seleccione el o los agroquími-cos de su interés y la base de datos le arrojará alguno de los siguientes niveles de compatibilidad.

Bajo condiciones más cálidas y luminosas, o en cultivos al aire libre, los efectos residuales son generalmente más cortos.

Polinización-con-abejorros-c4Las colmenas no pueden ser retiradas del cultivo por más de 2 a 3 días, debido que la escasez de polen provocará mortalidad en las larvas por falta de alimento. En estos casos es necesario comenzar de nuevo con las introducciones de colmenas o suministrar polen a las existentes. (Cuadro 4).

Prevenir la picadura de abejorro

Generalmente los abejorros no son agresivos, pican únicamente cuando son perturbados o se atrapan entre la ropa. Esto se puede evitar si no se usan fragancias fuertes, como desodorante, perfume, jabones de esencias, químicos, ropa de colores brillantes y no se realizan movimientos rápidos o bruscos cerca de las colmenas para mantenerlas lo más tranquilas posible.  HC

José Roberto Altamirano López, Koppertde México