Noticias Recientes

Contáctanos:

Email
[email protected]

Teléfono
+52 (55) 5669-4540

Dirección
Indianápolis #70, Col. Nápoles Distrito Federal, MX – C.P. 03810

Síguenos:

Oaxaca exporta mini Bell Peppers

Tener la disciplina para el cultivo de hortalizas, permitió a la empacadora Agrolats hacer su primer envío a Canadá de 80 cajas de minipimiento (mini bell peppers).

Con esos primeros 520 kilos de una variedad de chile dulce, cuyo precio fijado es de 12 dólares la caja de 12 libras, iniciaron un contrato anual con la empresa canadiense Mucci Farms, a quien ya le venden 120 toneladas de tomate al año.

José Melchor Pérez, el iniciador del proyecto en 2017 y representante legal de la sociedad de productores Taan Llia, dice: “Aquí se produce lo que se vende, lo que demanda el mercado”. Si es especializado y por contrato, mejor.

Como ya se hace en estados de Baja California, Sinaloa, Puebla y Jalisco, pero con una superficie minúscula que apenas alcanza las 12 hectáreas bajo invernadero, en Oaxaca se empezó a probar la siembra de pimientos dulces.

Once años después de que empezó a sembrar tomate, sabe que el mercado local está saturado y que el precio que se recibe, aún en el mercado internacional es inferior, aunque requiere también mayor inversión.

Si para producir un kilo de tomate se deben invertir entre 4 y 5 pesos con 50 centavos, un kilo de minipimiento requiere al menos 20 pesos, pero no se le pierde, “se va todo para la exportación, sin importar el tamaño”.

La siembra se empezó 90 días atrás y con el cuidado adecuado, se pueden obtener hasta 80 toneladas por hectárea.

“Debo vigilar que los trabajos se hagan bien y no haya pérdidas. El manejo es muy delicado, hay merma (pérdida) cuando el chile toca el suelo o se cae”, explica Bernardino Gómez Santiago, encargado de coordinar a los 19 trabajadores en invernadero.

Una de ellas es Rosaura Arely Rosario Luis, quien a sus 17 años aspira a estudiar enfermería, en un municipio que salvo los invernaderos o la empacadora, carece de opciones laborales.

Para las mujeres, la oferta es casi inexistente y se limita a casarse y encargarse de las responsabilidades familiares.

Hace apenas una semana empezó a trabajar en el invernadero. Los días que no hay clases en el bachillerato, trabaja de 8:00 a 17:30 horas, pero la paga es poca, apenas 140 pesos por día, que se dedica a quitar “el brote” para que no se sature la planta.

Pero José Melchor no se conforma. Dejó de apostarle todo al cultivo de tomate y de seguir así, no ampliar las opciones de venta, no habría dinero para emplear a la gente, pues ve que al día, de este municipio salen seis camiones que se van a la central de abasto de otros estados, porque el mercado en Oaxaca está saturado.

Así como ahora siembran minipimiento, ya alistan la cosecha de habanero en variedad amarillo en naranja y unas similares de chillis, bonnete y ghost naga, todos de especialidad que casi no se conocen ni consumen en Oaxaca. La aspiración es cumplir los deseos del mercado de exportación de hortalizas y hacer que cada camión que sale con productos que se cosechan en estos campos, valga más su peso, pero en dólares.