Noticias Recientes

Contáctanos:

Email
[email protected]

Teléfono
+52 (55) 5669-4540

Dirección
Indianápolis #70, Col. Nápoles Distrito Federal, MX – C.P. 03810

Síguenos:

Tuta Absoluta: Una plaga devastadora

La plaga de Tuta Absoluta, comúnmente llamada ‘palomilla del tomate’, es un insecto que aunque prefiere el tomate, también puede atacar otros cultivos, como berenjenas y chiles de todos los tipos, tanto picantes como dulces. Ignacio Castro Valenzuela, coordinador estatal del Programa de Vigilancia Epidemiológica Fitosanitaria del Comité Estatal de Sanidad Vegetal del Estado de Sinaloa (Cesavesin), comenta sobre la plaga.

“Tiene otros hospedantes, como malezas: el toloache, chiquelites, tomatillos silvestres, especies de pepinillos silvestres. No habiendo cultivos, la plaga se dirige hasta estas malezas”, señala el especialista.

El estado biológico de la plaga que hace el daño es la larva. Es un insecto de metamorfosis completa porque su ciclo biológico tiene todos los estados, presenta las fases de huevecillo, larva, pupa y de adulto es una palomilla.

Las larvas atacan follajes, las hojas de las plantas; se alimentan de ellas y les pueden provocar una defoliación, caída de hojas.

También ataca los frutos tiernos. La larva puede salir de la hoja e introducirse directamente en los frutos. Al alimentarse de estos, lógicamente sufren daños y ya no tienen valor comercial debido a los daños que les provoca.

“Igualmente causa daños en el desarrollo de cultivo, ya que la larva actúa como un barrenador de tallos. Se alimenta de tallos tiernos y detienen el desarrollo”, especifica Castro Valenzuela.

Para su detección se ha instalado una red con 27 rutas de trampeo en Sinaloa, que van desde El Carrizo, hasta La Concha, tratando de cubrir todas las áreas de producción. Se tienen un total de mil 80 trampas, ya que cada ruta consta de 40.

A estas trampas se le agregan feromonas, que atraen por el olor a los machos. Se revisan cada semana para detectar la posible captura de ejemplares.

Al realizarse la captura de un ejemplar sospechoso, se envía al laboratorio de diagnóstico de la Dirección General de Sanidad Vegetal y al Centro Nacional de Referencia Fitosanitaria para su identificación, ya que se puede confundir fácilmente con otras plagas, como el gusano ‘alfiler’.

Las actividades de la campaña en busca de esta plaga comenzaron en el 2010, y hasta la fecha no se ha detectado su presencia en el estado.

“Es una plaga muy voraz y prolífera. Es de carácter cuarentenario, Esto quiere decir que si se detecta, se podrían cerrar las puertas a la exportación de los productos de la región donde se presente. Por eso es muy importante esta búsqueda y detener su avance. Darnos cuenta si llegara, si fuera el caso, para así emprender medidas para erradicarla”, argumenta Castro Valenzuela.

Y asegura que de no haber una vigilancia de esta plaga, y de no se dieran cuenta de su llegada al territorio mexicano, se expandiría muy rápidamente.

La ‘Tuta Absoluta’ pudiera llegar a través de huracanes y vientos que pueden acarrearla; y a través de la movilidad de la personas, movimientos de material vegetal, de transporte, de contenedores de embarques. Y por los acuerdos comerciales que tiene México con otros países.

La plaga se ha localizado en Centroamérica. Lo más cerca de México que se ha presentado es en Costa Rica. También está distribuida en Sudamérica, está presente en países como Argentina, Perú y Chile. Y también en Europa, principalmente en España, donde la plaga ocasiona grandes pérdidas a los agricultores.

La institución ya cuenta con un plan de acción para implementarlo si la plaga se llega a localizar, el cual consta de algunos puntos.

Primero es la delimitación del área de la plaga. Esto es, a partir de la trampa en la que se haya capturado un ejemplar positivo, se implementa una delimitación para saber a hasta donde está distribuida. Se establecerá una red de trampeo muy intensiva alrededor de ese punto, que abarca hasta 500 metros a la redonda, con una densidad de trampas bastante fuerte, revisándose cada tres días.

También se realiza una actividad intensiva de exploración y muestreo. Donde en esa misma área se va a tratar de localizar síntomas y daños en la planta, y también larvas. En hojas, en frutos, en tallos. Y se muestrean no únicamente los cultivos susceptibles, sino también todas las malezas de alrededor. Una exploración intensiva

Si se localizaran síntomas y daños de la plaga, sigue un control a base de insecticida. Todo para tratar de confinar a esa área la plaga, y su erradicación en esa misma área, para que no salga de esa zona.