Noticias Recientes

Contáctanos:

Email
[email protected]

Teléfono
+52 (55) 5669-4540

Dirección
Indianápolis #70, Col. Nápoles Distrito Federal, MX – C.P. 03810

Síguenos:

Tomates de exportación

El jitomate de Tulancingo llega, desde el 2015, a Estados Unidos, Canadá y Centroamérica. La actividad agrícola es rentable. Se siembra en los meses de febrero y marzo para iniciar la cosecha en junio, manteniendo la producción de manera constante hasta noviembre.
Desde hace 18 años, con la producción de esta fruta aunque para muchos es verdura, bajo el sistema de invernadero.
Ubicados en partes ejidales y de pequeña propiedad en puntos como: Ejido Tulancingo, Acocul La Palma, Jaltepec, Mimila, así como Santa Ana Hueytlalpan, Laguna del Cerrito, entre otros, se encuentran estos sitios que superan las 60 hectáreas con agricultura protegida.
Con la productividad, se logra un rendimiento promedio de 300 toneladas (por hectárea) en la variedad saladet y de 350 a 400 hectáreas en la variedad “bola”.
Las inversiones realizadas por los productores en la adquisición de equipos e infraestructura, les permite buena rentabilidad y por ende recuperan en pocos años lo invertido.
Las condiciones agroclimáticas del Valle de Tulancingo son propicias para el cultivo de jitomate, que se distingue en el mercado por su alta vida de anaquel, es decir, que puede durar sin refrigeración periodos más amplios, diferenciándose de los producidos en otras regiones del país.
La producción de jitomate representa oportunidades de empleo para los habitantes del medio rural ya que una hectárea demanda de ocho a 10 trabajadores de forma permanente y empleos temporales en la época de cosecha.
Por ello es que el gobierno municipal que dirige Fernando Pérez, a través de la Dirección de Desarrollo Rural gestiona que las unidades productivas adopten sistemas de inocuidad sanitaria que garanticen un consumo sin riesgos a ingerir contaminantes y agroquímicos.
Recientemente, una de las cooperativas envió muestras de jitomate saladet a Rusia con el objetivo de promover el posterior envió de un volumen mayor y de esta manera se diversifique el mercado dando mayores opciones de competitividad.
El precio medio rural de jitomate, en 2017, fue de 10 mil pesos por tonelada, pero alcanzó en algunas semanas precios superiores a los 20 mil.