Noticias Recientes

Contáctanos:

Email
[email protected]

Teléfono
+52 (55) 5669-4540

Dirección
Indianápolis #70, Col. Nápoles Distrito Federal, MX – C.P. 03810

Síguenos:

Controla Puebla venta de hortalizas en Oaxaca

Ofrecer un precio inferior y un mayor tonelaje de hortalizas frescas, hace que en Oaxaca los productos que traen del vecino estado de Puebla imperen por encima de la producción oaxaqueña.

Esa competencia que además fija el alza o decremento de precios, propicia que productoras como Marcelina Santiago Aguilar batallen más para colocar las 2 toneladas de hortalizas que dos veces a la semana expende junto con su esposo en la Central de Abasto.

“Ellos (los que vienen de Puebla) venden más barato”, expresa entre el calor de la mañana y muestra una bolsa de plástico transparente que ha llenado con 30 lechugas por las que recibirá 50 pesos, es decir, a un peso con 66 centavos cada una, cuando un vendedor de Puebla pide un peso por la pieza.

“Nos afecta muchísimo a nosotros, traen de todo y lo dan a menos”, admite una productora que “arrastrando” logra sacar los 10 mil pesos que al mes le invierte a su huerto de dos hectáreas que tiene en San Antonio Castillo.

Por un rollo con más de cinco kilos de epazote no puede recibir más de 30 pesos, por un kilogramo de acelgas sólo ocho pesos, cuando ella calcula que para tener ganancias debería venderlo a 12 pesos, pero el precio se fija por la oferta, sobre todo la que imponen quienes llegan a la Central de Abasto a expender productos cosechados en Puebla.

Las limitaciones del mercado llevaron a Uriel López Carreño a intentar, hace tres años, comercializar sus hortalizas en el mercado de Juchitán de Zaragoza, pero “no nos dejaron vender, la competencia nos corrió, unos paisanos míos y los poblanos, porque ahí también hay muchos vendiendo”, afirma.

Entre los productores hay un dejo de resignación. Saben que a mayor disponibilidad de alimentos, el precio “se abarata”, pero “¿qué se le hace?”, se pregunta Juan Ortiz, quien siembra nopal en diez surcos de tierra en San Pedro Mártir Ocotlán para que en la Central de Abasto una cubeta con diez kilos se la paguen a 35 pesos, mucho menos de los cien pesos que hace un mes todavía alcanzaba.

Si lo expendiera en la plaza del municipio de Ocotlán de Morelos el precio sería todavía inferior. “Nos quieren pagar a diez o hasta a cinco pesos la cubeta, cuando nos compran más de cinco, pero esas mismas personas vienen a venderlo a la Central”, detalla Gaudencia López.

Por eso prefiere viajar de San Pedro Mártir Ocotlán a la ciudad, cuenta al momento de utilizar una navaja para quitar las espinas del nopal en lo que espera la venta.

A ella no le preocupa la competencia de quienes traen productos de Puebla. “No me perjudica porque el que traen ellos -de castilla le dice- casi no tiene baba y a las personas que saben cocinar prefieren el que nosotros producimos”.

Domingo Rodríguez no opina lo mismo. Las dificultades que enfrenta para colocar las 50 cajas con 20 kilos de tomate verde cada una, le decepciona, pero fuera de la Central de Abasto, “no hay otro lugar” en dónde colocarlo, “acá nada más”, aunque ello implique rebajar los precios para no quedarse con la mercancía.