Noticias Recientes

Contáctanos:

Email
[email protected]

Teléfono
+52 (55) 5669-4540

Dirección
Indianápolis #70, Col. Nápoles Distrito Federal, MX – C.P. 03810

Síguenos:

Exporta Colima a EUA y Japón

El presidente de la Asociación de Productores de Hortalizas en el estado de Colima, César Ramírez Guerra, dio a conocer que en el ciclo 2017-2018 se sembraron 350 hectáreas de sandía sin semilla; 305 de sandía convencional; 410 de melón blanco y 50 de melón chino, de las que la mayor parte se exportan a EUA y Japón.

En relación al melón blanco, explicó que se producen alrededor de 20 toneladas por hectárea para exportación.

El melón chino, dijo, casi la mayor parte se va al mercado nacional y se producimos entre 25 y 30 toneladas por hectárea.

De sandía personal, agregó, se producimos entre 30 a 35 toneladas por hectárea para exportación, y entre 8 y 12 toneladas por hectárea para el mercado nacional.

Respecto a la sandía grande sin semilla, dijo que se obtienen entre 30 a 35 toneladas por hectárea para exportación, y entre 8 y 10 toneladas por hectárea para venta nacional.

Indicó que los productores de hortalizas empiezan a sembrar entre septiembre y octubre para cosechar a finales de diciembre, enero, febrero y marzo.

Recordó que la temporada pasada el melón blanco no tuvo un buen precio, por lo que se redujo su superficie en un 40 por ciento.

Destacó que el mayor porcentaje de producción se va a Estados Unidos, y un porcentaje importante se queda en el mercado nacional, tanto para mercado fresco como para ser procesado.

Subrayó que por lo general se exporta producto a Estados Unidos y una pequeña parte a Japón.

Respecto al melón chino, indicó que un 25 por ciento que se cultiva en el estado es enviado para ser procesado en la industria, y el resto se vende en fresco.

Sobre las sandías, acotó, habrá productores que tendrán que reducir superficie de cultivo debido a que falta gente para mano de obra.

“Algunas empresas de Estados Unidos nos piden sembrar más, pero estamos batallando por la falta de gente para laborar”.

La sandía tipo personal, así como la grande, tuvieron buen precio pero posteriormente bajó por cuestiones de mercado y por la falta de personas para la cosecha.