Noticias Recientes

Contáctanos:

Email
[email protected]

Teléfono
+52 (55) 5669-4540

Dirección
Indianápolis #70, Col. Nápoles Distrito Federal, MX – C.P. 03810

Síguenos:

El protagonismo agrícola de Michoacán

Michoacán es un estado que cuenta con muchos recursos naturales y tiene las condiciones ambientales para que la agricultura prospere. Este estado ha destacado en la producción de aguacate, limón, y en los últimos años también se ha tenido éxito en las berries. Los productores de estos cultivos hacen su trabajo siempre con el compromiso con la calidad.

Los logros de los productores se reflejan en la calidad de sus productos y los mercados de exportación a los que llegan. La organización de los productores en torno a las normas sanitarias, la lucha contra los intermediarios, la búsqueda de mercados, y la promoción de sus productos en los mercados de exportación han sido base del éxito. Esta tarea es la que ahora realizan diversas asociaciones de productores.

Historia y Panorama Actual de las Berries en Michoacán

De acuerdo a la Asociación Nacional de Exportadores de Berries (Aneberries), el cultivo de berries inició entre 1995 y 1997. En esas fechas habían solamente tres empresas: Hortifrut, Curt y Jaguar, una chilena y dos estadounidenses. El chileno Julio Giddings llegó a México, al Bajío, con la intención de cultivar algunos vegetales y espárragos, pero se dio cuenta de que el clima y la tierra eran propicios para el cultivo de berries, así que empezó a introducir algunas variedades. Otro de los pioneros fue Salvador Arteaga, originario de Michoacán, que comenzó con el cultivo en el municipio de Los Reyes.

Empezaron básicamente jugando, no había un mercado y anduvieron batallando con las zarzamoras, que fue con lo que iniciaron, sin ningún tipo de infraestructura. Las empresas extranjeras fueron quienes implementaron los procesos de cultivo e introdujeron variedades experimentales.

Es importante mencionar que las zonas donde se cultivan berries en Michoacán son atípicas. Cuando se piensa en berries, como frutos del bosque, en la región se producen en los valles. Los primeros técnicos chilenos que llegaron no pudieron producir de la manera en que lo hicieron toda la vida; allá tienen una temporada de dos o tres meses y aquí una de nueve a diez.

Las empresas extranjeras llegaron sin algún tipo de programa de fomento a la inversión. Llegaron, se establecieron y vieron el potencial de esta región, y esto motivó la llegada de más empresas. Hoy en día, la industria se compone de alrededor de 30 empresas, de las cuales la mayoría son extranjeras. En números, las empresas mexicanas representan entre el 40 y el 50%, pero en volumen de exportación sólo alcanzan el 25%. El cultivo de berries es nuevo en México, los que traen realmente el conocimiento y tecnología son los extranjeros.

La industria de las berries empezó a ser visible para el sector público a partir del mandato de Enrique Martínez en la SAGARPA. Hoy en día, afortunadamente, tiene una gran visibilidad, ya que es el cuarto producto agropecuario con mayor generación de divisas después del tomate, el aguacate y la carne, con alrededor de mil 200 millones de dólares de ventas anuales.

Aneberries se funda en 2010, y su fundación se origina debido a que no había una norma mexicana para las berries y, por lo tanto, había una preocupación grande y real de las empresas por crear ciertos estándares, sobre todo en inocuidad. Esta organización se realizó para generar una estructura legal y establecer esos estándares mínimos de inocuidad y calidad.

El objetivo de Aneberries era crear una propia normatividad como industria en el país. Hoy en día la apertura del protocolo fitosanitario de México a China para zarzamora y frambuesa se dio gracias a estos estándares y fue liderada en su totalidad por Aneberries junto con el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA). Lo que para muchos cultivos es optativo, como las certificaciones GlobalGap, para las berries es obligatorio, ya que la regulación la exige el mercado.

No están todos los productores forman parte de Aneberries, aunque sus socios representan el 85% de la superficie y cuentan con las certificaciones establecidas y necesarias para acceder a los mercados internacionales . Sólo el 5% de la producción de berries se dirige al mercado nacional por los que son un cultivo con orientación clara para la exportación. En el caso de la fresa es diferente, ya que la producción nacional cuenta con una participación muy importante en el mercado nacional unque también se exporta.

Situación Actual del Aguacate

El aguacate, uno de los principales cultivos mexicanos de exportación, es el mejor ejemplo de que la calidad y organización, entre otros aspectos, son la clave para lograr excelente resultados y poner el nombre de México en alto. Estos resultados se deben gracias a la organización de los productores en torno a La Asociación de Productores y Empacadores Exportadores de Aguacate de Michoacán (APEAM), en donde se han conseguido resultados importantes, lo que conlleva a tener beneficios para los productores de aguacate michoacanos.

elprotagonismoagricolademichoacan-cuadros

La APEAM tiene los datos que muestra la gráfica 1 sobre la Producción de Aguacate en Michoacán hasta la semana ocho de la temporada 2016.

elprotagonismoagricolademichoacan-g1

El limón Mexicano en Michoacán

Un gran avance en la organización y la mejora de la citricultura en Michoacán se dio con la creación de la Asociación de Citricultores del Valle de Apatzingán (ACVA), asociación que nace en febrero de 2009. Los productores de limones siempre habían tenido la necesidad de organizarse, pero fue cuando se llegó a un punto de declive en el precio que comenzaron a hacerlo. En el sector agrícola siempre se enfrenta a barreras comerciales que hacen que el productor pocas veces o difícilmente vea las ganancias finales, por lo que la ACVA organiza y toma acuerdos junto con los empacadores para beneficio de todo el gremio.

Esta asociación nace para evitar el intermediarismo, actividad cotidiana en la agricultura, y con esta organización se pretende que haya rentabilidad para todos y cada uno de los participantes de la cadena de valor. La ACVA inició con alrededor de 30 productores y entre 45 y 50 empacadores, hoy tiene agremiados a alrededor de 2 mil 200 productores legalmente adheridos. Hay productores ubicados en zonas marginadas que no saben leer o no cuentan con una identificación oficial, pero que se han agremiado porque tienen intereses y objetivos comunes. Por parte de los empacadores, el número sigue aproximadamente igual.

Con la creación de la ACVA mejoró considerablemente la situación ante el intermediarismo. En la asociación se delimitó un espacio para los productores, que es el Tianguis Limonero de Apatzingán, un terreno de ocho hectáreas donde día a día los productores se reúnen con la mejor calidad de limón para obtener un mejor precio. En este espacio también se encuentran las oficinas de administración de la ACVA. Es importante mencionar que antes de que se fundara la asociación, esto sucedía a las orillas de la carretera en donde los productores se arriesgaban a algún accidente con un auto o un trailer.

Michoacán actualmente es líder en la producción de limón mexicano, que cubre entre 80 y 85% de la superficie dedicada al cultivo de cítricos. También se produce limón persa y hay algunas áreas pequeñas con toronja. En su mayoría, el limón persa y la toronja tienen como destino la exportación, principalmente a Estados Unidos. Se está intentando entre los productores del limón mexicano que se adopte la práctica de alternar el cultivo, porque se está produciendo en exceso, más de lo que puede consumirse en el mercado interno; también se están buscando nuevos mercados.

Hablando de otros cultivos, en Michoacán se tiene una estricta cultura de inocuidad, pero en cuanto al limón, esto apenas está comenzando. Un grupo muy pequeño de productores en los municipios de Buenavista y Apatzingán está realizando buenas prácticas agrícolas como un compromiso con la calidad, ya que entienden que la inocuidad es la madre de las exportaciones. Algunos productores también tienen el compromiso con las normas sanitarias y de inocuidad para producto de consumo nacional.

Después de la inocuidad, el siguiente reto es la trazabilidad de la fruta: el saber con certeza de dónde viene la fruta que se está consumiendo. Hay tecnologías que con un código de barras permiten acceder hasta a la foto de la persona que cosechó esa caja de frutas. También se pretende más adelante incursionar en el mercado orgánico, un mercado que está pagando más por el producto.

Actualmente los productores que cumplen con las normas fitosanitarias no son más de 25 o 30, lo que representa alrededor de 2 mil hectáreas de las 60 mil oficiales, por lo que falta mucho camino que recorrer. Por otra parte, el secretario de la SAGARPA, José Calzada Rovirosa, se ha dado a la tarea de tratar de homologar la normatividad en cuanto a inocuidad, lo que significa que el SENASICA tenga los mismos criterios que sus homólogos estadounidenses, europeos y asiáticos. Actualmente, si cumples con las normas de SENASICA, pero no tienes a GLOBALGAP, no te compran el producto.  HC