Noticias Recientes

Contáctanos:

Email
[email protected]

Teléfono
+52 (55) 5669-4540

Dirección
Indianápolis #70, Col. Nápoles Distrito Federal, MX – C.P. 03810

Síguenos:

La seguridad alimentaria y el rol del agricultor

1.18k

En México y Latinoamérica

¿Cuánto arriesga un agricultor?, ¿cuánto pone en juego con cada cultivo?, ¿qué tan importante es su labor en cada alimento que consumimos?, ¿cuáles son los desafíos que enfrenta día con día?, ¿cómo acompañar estos retos para lograr la seguridad alimentaria, de forma sustentable? A estas interrogantes se enfrenta la industria de protección de cultivos.

Tan sólo el año pasado, los trabajadores del campo de América Latina se enfrentaron a un abanico de plagas que afectaron dramáticamente los cultivos.

Por ejemplo, la Roya del Café aquejó más de 400 mil hectáreas en México, Centroamérica y Sudamérica. El Dragón Amarillo atacó con fuerza cítricos también en México y Centroamérica. En Brasil, el gusano Helicoverpa con un apetito voraz, ha arrasado cultivos de algodón, soya y hortalizas, cuyas pérdidas se estiman en 2.2 mil millones de dólares.

Las pérdidas por Roya Asiática que afecta la soya, uno de los principales cultivos que se producen en la región aumentaron 78%, por un valor de $2 mil millones de dólares. Aunado a esto, los trabajadores también vivieron con más intensidad los cambios climáticos adversos. La inestabilidad generó efectos moderados sobre la producción de soya y maíz.

La-seguridad-alimentaria-y-el-rol-del-agricultor-2

Este panorama evidencia la necesidad de continuar desarrollando nuevas tecnologías y prácticas que le permitan al agricultor tener al alcance productos para la protección de cultivos que maximicen la productividad en un equilibrio ideal con el medio ambiente, teniendo como objetivo primordial la seguridad alimentaria.

Sin lugar a dudas, el agricultor debe ser el centro de atención no sólo de políticas públicas que contribuyan a la productividad agrícola y la prosperidad en el campo. En el caso de México, la industria de protección de cultivos acompaña el objetivo del Gobierno Federal de lograr un campo más justo, productivo, rentable y sustentable.

Según la tercera edición del Índice Global de Seguridad Alimentaria1, México ocupa la posición N°35 en el ranking entre 109 naciones, calificando con 67.1 de 100 puntos, donde Estados Unidos es el primer lugar con 89.3 puntos. De esta forma, el país reportó avances de 2013 a 2014 y se ubicó en 4º lugar en comparación con países de ingresos similares, sólo detrás Hungría, Brasil y Malasia.

Si bien México reportó factores bien evaluados en variables como volatilidad de la productividad agrícola, inocuidad alimentaria, suficiencia en el suministro de alimentos, presencia de programas de seguridad alimentaria, así como acceso de los agricultores a financiamiento, es importante continuar coordinando esfuerzos colaborativos.

Los avances de México de 2013 a 2014 fueron en factores como: tarifas de importación agrícola, diversificación de la dieta, calidad de la proteína y proporción de la población por debajo de la línea de la pobreza.

Algunos factores evaluados como moderados son: desperdicio de alimentos, consumo de alimentos como parte del gasto de los hogares, infraestructura agrícola, diversificación de la dieta, disponibilidad de micronutrientes, calidad de la proteína, así como inversión pública en inversión y desarrollo, entre otros.

Respecto a este último factor, un mayor empleo de ciencia y tecnología aplicado a productos para protección de cultivos de nueva generación permitirá hacer frente a la demanda de más y mejores alimentos, de forma sustentable, a medida que la población continua creciendo.

Sin productos para protección de cultivos, sería necesario duplicar la superficie destinada a la agricultura en nuestro país. Así de sencillo.

El costo por utilizar estos productos representa entre el 5 y el 7% del costo total, asegurando alrededor del 40% de productividad. Por su parte, la industria invierte aproximadamente 250 millones de dólares por molécula, sometiéndose a 10 años de pruebas exhaustivas antes de salir al mercado, a fin de garantizar su sustentabilidad y efectividad en campo.

Dado este escenario, es preciso continuar acercando al trabajador del campo mexicano las más avanzadas moléculas, por lo que la colaboración de industria, agricultores, Gobierno, asociaciones, será clave para lograr la seguridad alimentaria.

El conocimiento del escenario actual así como la búsqueda de soluciones de base científica para acompañar al agricultor mexicano en un adecuado uso de productos para protección de cultivos, permitirá lograr el desafío de la seguridad alimentaria en México y el mundo. Esto se ha convertido en prioridad.  HC

Roberto Giesemann
Director de DuPont Protección de Cultivos para México, Países Andinos, Centroamérica y Caribe
Miembro de la Junta Directiva CropLife Latin America

 

1 DuPont en colaboración con la Unidad de Inteligencia de The Economist (EIU) presentaron en junio de este año la tercera edición del citado Índice, herramienta interactiva que permite examinar temas claves como asequibilidad, disponibilidad, calidad e inocuidad de los alimentos. Asimismo, monitorear el impacto actual de las inversiones en agricultura, colaboraciones y políticas públicas en todo el mundo.