Noticias Recientes

Contáctanos:

Email
info@localhost

Teléfono
+52 (55) 5669-4540

Dirección
Indianápolis #70, Col. Nápoles Distrito Federal, MX – C.P. 03810

Síguenos:

Las concesiones del nuevo acuerdo tomatero

51

Lotes de tomates sujetos a inspección será del 66% y no del 92%

Los productores mexicanos de tomate y el Departamento de Comercio de Estados Unidos llegaron a un acuerdo para un nuevo acuerdo de suspensión del tomate el pasado 20 de agosto.

El nuevo acuerdo de cinco años entra en vigencia el próximo 19 de septiembre.

Los productores mexicanos emitieron un comunicado indicando que se llegó a un acuerdo “minutos antes de la medianoche” para suspender la investigación antidumping que se reactivó el 7 de mayo de este año después de que el Departamento de Comercio retiró el acuerdo de 2013 en respuesta a las quejas de los productores estadounidenses.

Una serie de acuerdos de suspensión de cinco años entre los productores mexicanos y el Departamento de Comercio desde 1996 había establecido precios mínimos para las importaciones mexicanas de tomate y suspendió las investigaciones y aranceles de dumping de los Estados Unidos.

Los derechos o depósitos en efectivo que han pagado los productores e importadores del 17.56%, desde el 7 de mayo, serán devueltos según el acuerdo.

Se esperaba una determinación final sobre el daño causado el 19 de septiembre, pero ese proceso ahora queda suspendido con el acuerdo. El Departamento de Comercio anunció a fines de julio que aplicaría un margen de dumping preliminar del 25.28% sobre las importaciones mexicanas de tomate luego de su investigación sobre las prácticas comerciales de los productores mexicanos.

La Asociación de Productos Frescos de las Américas (FPAA) emitió una declaración agridulce sobre el acuerdo el 21 de agosto:  “Nos complacemos de que el Departamento de Comercio de los Estados Unidos y los productores mexicanos de tomate hayan llegado a un acuerdo preliminar. Pero estamos muy preocupados por el requerimiento de que se inspeccionarán el 92% de los envíos”, dijo el comunicado.

Sin embargo, el Departamento de Comercio señaló que la cifra del 92% es inexacta porque incluye incorrectamente tomates de uva (TOV), que no están incluidos en el proyecto de acuerdo. Estimamos que los lotes de tomates mexicanos sujetos a inspección será del 66%. Los productos sujetos a inspecciones en la frontera bajo el nuevo acuerdo de suspensión (partes de los volúmenes de importación de tomates de Estados Unidos desde México) son:

  • Roma (agricultura protegida): 26.3%
  • Agricultura protegida, que no sean TOV: 12.36%
  • Roma (campo abierto): 17.1%
  • Tomates campo abierto: 8.2%
  • Uvas a granel: 2.4%

Los importadores y comercializadores de tomates mexicanos asumirán los costos asociados con dichos niveles de inspección. El alto nivel de inspecciones generarán retrasos sustanciales en la frontera, afectando calidad y la disponibilidad de tomates, creando cuellos de botella.

Las nuevas inspecciones están programadas para comenzar aproximadamente seis meses después de la firma del nuevo acuerdo de suspensión de tomate, si el acuerdo se finaliza el 19 de septiembre.

Los tomates representan casi el 20% de las importaciones de productos que fluyen desde México a través del puerto de entrada de Nogales. Según el FPAA, aumentar el volumen de tomates a inspeccionar solo creará cuellos de botella para todos los productos en la frontera.

La FPAA estima que costará $ 220 millones construir el espacio del almacén necesario para estas inspecciones, así como otros costos relacionados de cerca de $ 50 millones por año, según el comunicado.

Si se ratifican los cambios, el precio de referencia de los tomates orgánicos mexicanos probablemente aumentará hasta en un 40% más que el precio de los tomates convencionales.

“Nos preocupa que el mercado estadounidense no pueda soportar este dramático aumento de costos”, dijo la FPAA en el comunicado. “Se reducirá drásticamente la disponibilidad de tomates orgánicos para los muchos consumidores estadounidenses “.

El nuevo acuerdo de suspensión incluye inspecciones de calidad obligatorias y aumentos en los precios mínimos de los tomates mexicanos.

De acuerdo con el borrador del acuerdo, el requisito de inspección comenzará aproximadamente seis meses después de la fecha de vigencia, y el comercio de tomate tendrá al menos 60 días de anticipación antes de que comience el programa de inspección.

Michael Schadler, vicepresidente ejecutivo de la Florida Tomato Exchange, señaló que apoya el borrador del acuerdo y “reconocemos las importantes concesiones hechas por todas las partes involucradas para llegar a acuerdo tentativo. Asimismo, reconocemos el trabajo del Departamento de Comercio por  defender las preocupaciones de nuestra industria “.

Estaban estancadas las negociaciones

A tres meses de que Estados Unidos (EUA) se retirara del acuerdo de suspensión del tomate, los productores mexicanos habían presentado una nueva propuesta al Departamento de Comercio de EUA, el pasado 5 de agosto, con el objetivo de llegar a un acuerdo. Y parecía que ese acuerdo estaba mas lejos que nunca.

La Asociación de Productos Frescos de las Américas (FPAA) había señalado que el Departamento de Comercio proponía modificar las prácticas de los compradores y vendedores de tomates mexicanos para que puedan reclamar legalmente daños y perjuicios por incumplimiento de contrato por calidad y precios, dándoles facultades de supervisión sobre un nuevo acuerdo, y que todos los lotes de tomates importados sean inspeccionados al ingresar a EUA.

La nueva propuesta de los tomateros mexicanos no fue recibida con entusiasmo por la Florida Tomato Exchange. Además, el senador Marco Rubio, de Florida, criticó las tácticas empleadas por los productores mexicanos. “Si los productores no se comprometen a llegar a un acuerdo de mutuo beneficio, el conflicto seguirá su curso y se resolverá en septiembre, con la evidencia que tenemos de prácticas de dumping y daños al producto por parte de los productores mexicanos”, dijo.

Durante los primeros dos meses de la suspensión del acuerdo, tanto el volumen como el valor de los tomates mexicanos habían caído por debajo de los niveles del año anterior. Las importaciones en mayo y junio totalizaron 274,000 toneladas métricas, un 6% menos que el año pasado. Asimismo, las importaciones en mayo y junio fueron de aproximadamente $242 millones, un 20% menos que los $304 millones en los mismos dos meses del año anterior.

“Si los productores mexicanos y el Departamento de Comercio no pueden ponerse de acuerdo sobre cómo ven la situación, entonces la investigación antidumping simplemente debería seguir su curso completo sin otra suspensión”, dijo Michael Schadler, vicepresidente ejecutivo de Florida Tomato Exchange. Pero se logró el acuerdo a última hora. HC

No tiene permiso para registrarte
%d bloggers like this: