Noticias Recientes

Contáctanos:

Email
[email protected]

Teléfono
+52 (55) 5669-4540

Dirección
Indianápolis #70, Col. Nápoles Distrito Federal, MX – C.P. 03810

Síguenos:

El tomate sigue en investigación por el USITC

Productores de Florida y Georgia ejercen presión


El movimiento arancelario contra el tomate mexicano tiene su origen en los estados de Florida y Georgia, que se caracterizan por su especial rechazo contra las prácticas comerciales de los productores de hortalizas y berries mexicanos.

El caso del tomate mexicano, es un gran ejemplo para los estudiantes de comercio internacional. A pesar de haber superado varias batallas de manera constante para seguir accediendo al mercado más grando del mundo, llegando a renovar acuerdos de precios mínimos y aceptando la supervisión de los camiones que lo trasladan para comprobar estándares de calidad, sigue dando de que hablar. Es el caso más emblemático.

Robert Lighthizer, representante comercial de EU del gobierno anterior, envió una carta a los senadores Marco Rubio y Rick Scott y al congresista Vern Buchanan, en la que se comprometía a hacer público en los primeros 60 días, posteriores a la firma del T-MEC, un plan para enfrentar y remediar las políticas comerciales injustas que afectan a los productores de hortalizas y beries estacionales perecederos que se importan a menor precio.

Lighthizer señaló que a los 90 días de la entrada en vigor del T-MEC, los departamentos de Comercio y Agricultura tendrán audiencias con los productores de Georgia y Florida para solicitar al International Trade Commission (ITC) ayuda para “monitorear las importaciones de productos perecederos”. 

El Consejo Nacional Agropecuario informó de inmediato al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, al jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, y al negociador del T-MEC, Jesús Seade, para prevenirlos y pedir su apoyo.

El secretario de Agricultura y Desarrollo, Víctor Villalobos, señaló que el gobierno mexicano buscaría evitar el tema de la estacionalidad que no está considerado en el T-MEC. Dijo que confiaba en la buena relación que tiene con su homólogo estadunidense Sonny Perdue. Pero la investigacón se aplicaba bajo el marco de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

El gobierno mexicano ha contado con el apoyo de los inversionistas estadunidenses que producen en México y exportan a EU. Asimismo, el dirigente del Consejo Coordinador Empresarial, Carlos Salazar, advirtió que en virtud del nuevo acuerdo comercial trilateral México podría aplicar medidas espejo a EU en materia laboral. Lo cierto es que la presión política ejercida por los poderosos productores de Florida y Georgia tuvieron mucha fuerza para presionar al gobierno de Donald Trump.

Lo que se vislumbraba era un nuevo escenario de confrontación comercial, a pesar del nuevo T-MEC. Pero la determinación, la semana pasada, por parte de la ITC a favor de los arándanos mexicanos crea un precedente positivo para el caso del tomate y otras hortalizas bajo investigación.

La resolución demuestra la voluntad del gobierno norteamericano de respetar el acuerdo trilateral y seguir permitiendo la entrada de hortalizas y berries bajo un marco regulatorio cada vez más estricto. La realidad es que con un mercado cerrado y el objetivo de establecer un salario mínimo de US$15 dólares por hora se corre el riesgo de un incremento fuerte en los precios de los alimentos, además de problemas en la oferta que ocasionarían otro tipo de problemas en los Estados Unidos.