Noticias Recientes

Contáctanos:

Email
info@localhost

Teléfono
+52 (55) 5669-4540

Dirección
Indianápolis #70, Col. Nápoles Distrito Federal, MX – C.P. 03810

Síguenos:

Producción del pepino

10.25k

Apesar de la caída de la producción de pepino que sufrió el estado de Sinaloa en el 2011 (86,296 ton), en el 2015 la producción registrada fue alta (305,326 ton), lo cual se debe a que el rendimiento ha aumentado, esto a pesar de que la superficie cultivada ha disminuido. El aumento en el rendimiento cual se atribuye a la incorporación de tecnología como la protección del cultivo en invernadero o malla sombra, uso de semilla mejorada, fertirriego, uso de acolchado, entre otros aspectos.

En el año 2015 la superficie sembrada de pepino en Sinaloa fue 4,202 hectáreas; la producción alcanzó 305,326 toneladas y el rendimiento fue de 74.02 toneladas por hectárea. El valor de la producción sumó $1,684,871,000 pesos; tan solo en el valle de Culiacán se sembraron 3,058 hectáreas con una producción de 241,629 toneladas y el rendimiento fue de 80.76 toneladas por hectárea. El valor de la producción que se registró fue de $1,411,303,000 pesos (SIAP, 2016).

Un poco más del 60% de la superficie se cultiva en con algún tipo de protección (invernadero, malla sombra), pero el resto continúa con el sistema de producción a campo abierto. A continuación se presentan algunas prácticas en la producción de este cultivo que se realizan en el estado de Sinaloa.

Preparación del terreno. Es aconsejable efectuar un subsoleo (cuando menos cada tres años), un barbecho profundo, posteriormente realizar los rastreos necesarios para que el suelo quede en condiciones óptimas y nivelar.

Variedades e híbridos. Algunas de las variedades y/o híbridos más recomendados son Atlanta, Conquistador, Cortez y Turbo.

Época de siembra. Las características de Sinaloa, principal estado productor de pepino, así como el periodo vegetativo corto de esta hortaliza permiten su producción pricipalmente en el ciclo otoño-invierno. La siembra se realiza del 15 de septiembre al 30 de noviembre, aunque también se puede sembrar durante diciembre o enero, pero con alto riesgo de ataque de plagas y enfermedades. La siembra puede realizarse en forma directa con sembradora tipo Planet Jr. tirada con tractor o por el método de trasplante (planta producida bajo condiciones de invernadero en charola de poliestireno).

Acolchado plástico. El uso de acolchado plástico es una práctica que se considera parte integral de la preparación del suelo y consiste en colocar bandas de plástico sobre el suelo, enterrando sus extremos justamente en la base del surco, esto, para sujetarlas. Los plásticos que se sugiere utilizar son: blanco/negro, plateado/negro y negro/negro; antes de instalar los plásticos el suelo debe estar bien mullido.

Métodos de estacado. Para obtener mayor producción y mejor calidad de fruto, se sugiere utilizar el sistema de “estacado”. Este es similar al método regional utilizado en tomate, la diferencia es que en pepino se utilizan “camas” con doble hilera de plantas; éstas, separadas a un metro de distancia. La separación entre cada dos hileras de camas adyacentes o vecinas debe ser de 1.5 a 2.0 metros. También se puede sembrar una sola hilera de plantas con una separación entre surcos de 1.5 metros y la distancia entre plantas debe ser de 15 a 20 cm.

Riego por gravedad. El número de riegos está en función de la fecha de trasplante, precipitación y la capacidad de retención de humedad del suelo. Aplíquese un riego pesado un día antes de realizar el transplante y otro a los seis u ocho días después de realizado el trasplante, esto, con la finalidad de tener un establecimiento exitoso de plantas.

En siembra directa, después de realizarla, se debe dar un riego pesado a trasporo con una lámina de 12 a 15 cm y evitar encharcamientos en las partes bajas del suelo. Los riegos de auxilio se deben realizar en surcos alternos. El primer riego de auxilio se realiza entre los 15-20 días después de la siembra (DS), cuando la planta tenga de dos a cuatro hojas verdaderas; el segundo riego de auxilio se lleva a cabo al inicio de la floración, 30 a 35 días después de la siembra. El tercero se realiza en la etapa de formación de frutos y que equivale a los 40-45 DS. El cuarto riego de auxilio se da al inicio de la maduración de los primeros frutos (50-55 días); el quinto riego se efectúa después del primer corte de frutos (60-65 días). Los siguientes riegos deben aplicarse cada semana, dándose un total de 10 a 12 riegos aproximadamente, la lámina de riego en cada auxilio debe ser de seis centímetros.

Riego por goteo. Para calcular la lámina de riego se utiliza un coeficiente de desarrollo de cultivo que es constante (0.8), el cual se multiplica por la evaporación diaria acumulada entre riegos. El riego puede aplicarse diariamente, o cada dos, cuatro o seis días según la capacidad de retención de humedad del suelo.

Fertirrigación. La fertirrigación es la inyección del fertilizante al campo de cultivo por medio de agua de riego; se utiliza el sistema de riego por goteo, utilizando un inyector tipo Ventury. El fertilizante puede ser suministrado al cultivo en diferentes frecuencias: diario, cada tercer día o una vez a la semana, dependiendo de las necesidades de riego, tipo de suelo y otros factores.

producciondelpepino-c1

En el Cuadro 1 se presenta la forma de cómo dosificar la fertilización en las diferentes etapas de desarrollo del cultivo de pepino. Es importante destacar que la dosificación de estos nutrimentos es de acuerdo con el requerimiento de las plantas. Se recomienda realizar análisis foliar en cada etapa fenológica desde el trasplante hasta el final de la cosecha.

Fertilización. Si el cultivo anterior fue de hortalizas, se sugiere fertilizar con la fórmula 250-250-150, en caso contrario es recomendable utilizar la 300-300-200. Se debe aplicar una tercera parte del nitrógeno y dos terceras partes del fósforo y potasio antes del trasplante o siembra. El resto de la fertilización se realizará según el desarrollo del cultivo.

Labores de cultivo. Aproximadamente 25 días después de la siembra directa en campo se realiza un raleo para dejar la distancia adecuada entre plantas. En trasplante, déjese una planta cada 20 a 25 cm. Posteriormente se aporcan las plantas para “arrimarles” tierra y eliminar la maleza que está junto a ellas. Las labores de cultivo posteriores entre cada dos hileras de plantas se efectúan con tractores viñedos y entre las hileras con tracción animal o con azadón.

Plagas. Las principales plagas que atacan al cultivo, así como su control, se presentan en el Cuadro 2.

producciondelpepino-c2

Enfermedades

Mildiu [Pseudoperonospora cubensis (Berk. y Curt.) Rost]. Este hongo próspera en condiciones húmedas y se manifiesta con manchas angulares amarillentas o cafés en la parte superior de la hoja y presenta crecimiento velloso color crema oscuro por el envés de la hoja. En forma preventiva se puede aplicar Daconil 2787 W-75 (Clorotalonil) y Zineb micro 80 (Zineb) y en forma curativa se aplica Ridomil Gold-Bravo 76.5 pH (Clorotalonil + Mefenoxam) en las dosis indicadas por los fabricantes.

Mancha foliar [Corynespora cassicola (Berk. y Curt.) Wei]. En las hojas se presentan manchas de color café oscuro que, al crecer, las tornan quebradizas. Aplíquese Daconil 2787 W-75 (Clorotalonil) o Manzate 200 (Mancozeb) a intervalos semanales o cuando exista alta humedad relativa, en las dosis indicadas por los fabricantes.

Cenicilla (Erysiphe cichoracearum D. C). Las hojas presentan manchas de forma irregular cubiertas con un polvillo de aspecto harinoso. En ataques severos, éste cubre la hoja y peciolos. Para su control aplíquese semanalmente Benomyl 50% (Benomilo) o Manzate 200 (Mancozeb) en las dosis indicadas por los fabricantes.

Mosaico (virus mosaico del pepino y complejo viral). Las hojas presentan moteados y tanto éstas como los frutos pueden mostrar deformaciones. Para prevenir esta enfermedad se debe eliminar la maleza y las plantas que muestren síntomas. Así también controlar insectos chupadores y evitar tocar las plantas enfermas al momento del “descole”.

Cosecha. Los cortes son cada tres, cuatro o cinco días, según lo requiera la planta en relación al mercado; asimismo, esto depende de la fecha de siembra, edad de la planta y estado de maduración del fruto; es decir, cuando éste alcance su tamaño normal y se le desprendan las “espinas”.

Manejo poscosecha. El pepino, al igual que otras hortalizas, requiere de un manejo apropiado para preservar la calidad que alcanzó en campo, por lo que se sugiere extremar los cuidados al momento de la cosecha, utilizar navajas o tijeras afiladas para evitar desgarre del pedúnculo del fruto.

Los sistemas adecuados para el transporte del campo a la estación de empaque son: el cajón de 300 kilogramos y las góndolas de fibra de vidrio con descarga por medio de agua. No es aconsejable transportar el fruto en costales ni a granel en camiones con descarga por gravedad. En cualquiera de los sistemas utilizados, se sugiere mantener los recipientes de transporte limpios y evitar una altura excesiva de carga.

El agua de los tanques de recepción debe cambiarse con regularidad. Esto es importante, ya que los frutos, generalmente, se desinfectan con agua clorada con 400 a 600 ppm de concentración.

En el proceso de empaque es indispensable colocar protecciones y almohadillas en los puntos donde los frutos pueden golpearse. Durante el almacenamiento y transporte, mantener una temperatura de 8 a 10°C y humedad relativa de 95%; se debe proteger los frutos con cubiertas apropiadas, pues se deshidratan fácilmente.  HC

No tiene permiso para registrarte
%d bloggers like this: