Noticias Recientes

Contáctanos:

Email
[email protected]

Teléfono
+52 (55) 5669-4540

Dirección
Indianápolis #70, Col. Nápoles Distrito Federal, MX – C.P. 03810

Síguenos:

Nutrición en melón Cantaloupe bajo condiciones de salinidad

1.91k

Interacción entre la nutrición mineral y el control de las sales

Los cantaloupes se comportan mejor cuando se cultivan bajo abundante sol, humedad baja y poca lluvia durante la estación.

Las regiones semidesérticas se caracterizan por producir frutos de alta calidad, de carne sólida y alto contenido de azúcar; pero son regiones con grandes problemas de salinidad en agua y suelo debido a la baja incidencia de lluvias.

El presente artículo mostrará la interacción que debe existir entre la nutrición mineral y el control de las sales en la zona radicular haciendo énfasis a la primicia de que “las sales se combaten con sales” (B. Rojas, 2004).

Nutrición-en-melón-Cantaloupe-bajo-condiciones-de-salinidad-3

Desde el punto de vista agronómico son dos los criterios importantes para determinar la tolerancia a la salinidad del cantaloupe.

  • Producción o crecimiento absoluto bajo condiciones salinas.
  • Comportamiento productivo en suelos salinizados con respecto a los que no lo están.

La planta de melón está considerada como “moderadamente sensible” a condiciones de salinidad (Mass, 1986) y se ha establecido que con conductividades de 5.1 dSm/m en la solución del suelo y de 3.4 dSm/m en el agua de riego disminuyen en un 50% el potencial productivo (Wescott, 1985).

Nutrición-en-melón-Cantaloupe-bajo-condiciones-de-salinidad-C1

Sin embargo esto puede variar dependiendo del tipo de sales que contenga la solución de suelo (Cuadro 1).

El resultado final de los cambios productivos en el desarrollo vegetativo por acción de las sales nocivas se refleja en una disminución de la producción. Esto puede estar asociado a un menor número de frutos (poca cuaja) o a un menor tamaño de los mismos (mal manejo de la nutrición).

Una salinidad moderada (5.6 dSm/m) en suelo saturado no tiene efectos negativos sobre la germinación de la semilla, pero sí tiene efectos graves en la plántula, llegando a provocar quemaduras en hojas y raices.

Conforme la planta de Melón va superando etapas fenológicas, se va tornando “más tolerante” a las condiciones salinas.

Riegos

Riegos de alta frecuencia en sistemas por goteo nos permite manejar en forma más eficiente los problemas de salinidad, haciéndose necesario también el uso de riegos de lavado que mantengan bajos los niveles perjudiciales de sales en la zona radicular.

Una práctica que está resultando adecuada para disminuir los efectos de la salinidad en el bulbo es la instalación de doble cinta de riego con una sola hilera de plantas al centro de la cama (Foto 1).

Foto 1

Foto 1

Esto nos permitirá mantener bajos los contenidos de sales en el bulbo debido a que el movimiento del agua en el suelo nos aleja de la zona radicular efectos acumulativos.

Para el caso en el que se desee plantaciones con doble hilera de plantas es recomendable hacerlo en tresbolillo y colocar triple cinta de riego, una entre las hileras de plantas y las dos restantes en la periferia.

Fertilización

Nuestra propia experiencia lo confirma y la mayoría de autores (Feigin, 1984) sostienen que las recomendaciones de fertilización habituales bajo condiciones no salinas, son también adecuadas para las condiciones de salinidad. A pesar de ello, debemos controlar los antagonismos e interacciones que pueden producirse entre los cationes sodio, potasio, calcio y magnesio a fin de evitar toxicidades y/o carencias.

Es conveniente evitar la fertilización nitrogenada bajo forma amoniacal, ya que el ion amonio podría inducir mayor acumulación de cloruros en las plantas (Kafkafi 1984).

En el cultivo de Melón se produce un efecto antagónico entre los iones cloruro y nitrato, de tal forma que un aumento de la concentración del ion cloruro en la solución nutritiva conduce a una disminución del contenido de nitratos en los tejidos de la planta (Feigin et al.).

Nutrición-en-melón-Cantaloupe-bajo-condiciones-de-salinidad-C2

La información disponible en relación con la extracción de nutrientes por el cultivo está referida en la mayoría de los casos a valores de extracciones totales de macroelementos (N, P, K, Ca y Mg) (Cuadro 2).

Nutrición-en-melón-Cantaloupe-bajo-condiciones-de-salinidad-C3

La frecuencia del aporte de los fertilizantes será la misma que la del riego, evitando acumular cantidades que pudieran dar lugar a concentraciones elevadas de uno o más nutrientes en el bulbo, con riesgo de que se produzcan fenómenos de antagonismo. Para mantener en el tiempo la concentración y equilibrio de las cantidades de fertilizantes a aportar en el agua de riego deberá ser igual al de las extracciones realizadas por el cultivo (Cuadro 3).

El conocimiento de la composición química del agua de riego, será imprescindible para saber la cantidad de elementos nutrientes que aporta, salinidad y niveles de iones tóxicos para la planta, así como, las reacciones que esos pudieran tener con los fertilizantes.

Bajo condiciones de salinidad, la cantidad de nutrientes del agua deberán ser tenidos en cuenta y detraídos de las cantidades totales a aportar, más no los que reporte el suelo.

Nutrición-en-melón-Cantaloupe-bajo-condiciones-de-salinidad-5

Poda

Otra práctica que se está siendo común en el cultivo de Melón es la poda, aunque algunos productores confunden poda con “capado” de guía.

La poda consiste en eliminar la guía principal cuando la planta presenta sus primeras 6-8 hojas verdaderas, esto permite disminuir el área foliar y obtener plantas más compactas, es importante aclarar que para el caso del Cantaloupe la guía principal no posee flores femeninas y lo único que provoca es competir con los órganos verdaderamente productivos de la planta haciendo más complicado la práctica de nutrición.

Los efectos de la salinidad se reducen debido a que el área foliar es menor y el esfuerzo radicular de la planta disminuye al encontrar menos cantidad de órganos que alimentar, permitiéndonos así centrarnos en la formación de frutos de alta calidad.

La poda en tiempo nos permite compactar también cuaja y se logra obtener la mayoría de frutos cercanos al tallo principal de la planta.

Es importante que después de realizada la poda se retiren las abejas del campo para evitar  cuajado en las puntas de las guías, que nos representan competencia con los frutos que queremos cosechar y de los cuales se espera la mayor calidad.

Por último, es importante mantener seguimientos nutricionales a nivel de campo, monitoreando con frecuencia los contenidos en solución y a nivel de análisis de tejido foliar, de tal forma que la solución nutritiva diseñada sea la adecuada para el cultivo tratando de evitar altos niveles de salinidad, antagonismos y bajas en el rendimiento.  HC