Noticias Recientes

Contáctanos:

Email
[email protected]

Teléfono
+52 (55) 5669-4540

Dirección
Indianápolis #70, Col. Nápoles Distrito Federal, MX – C.P. 03810

Síguenos:

La solución para el control de tizón tardío en papa y tomate y Mildiu de las cucurbitáceas

Revus 250 SC

En México el tizón tardío de la papa y el tomate (Phytophthora infestans), siempre ha sido considerado como una de las principales enfermedades que limitan la producción de estos dos importantes cultivos.

Su identificación en campo se facilita porque sobre la hoja se observa la presencia de lesiones necróticas muy amplias con un desarrollo muy rápido, de tal manera que en muy pocos días todos los componentes de la planta pueden quedar destruidos.

En ataques  severos de la enfermedad el daño puede iniciar por el borde de las hojas, o en el centro de las mismas, además del importante daño directo al tallo. Si existe una alta humedad relativa en el medio ambiente, en el envés de las hojas lesionadas y sobre los tallos puede observarse la esporulación del hongo que se detecta por la presencia de un moho blanco.

En papa es cada vez más común el ataque a tubérculos en donde se observan áreas obscuras irregulares sobre la epidermis y al llevarse a cabo un corte transversal también se detecta una zona café obscura de cerca de 10 mm de profundidad.

En tomate los frutos atacados tienen áreas pardas irregulares acompañadas de una pudrición acuosa y de mal olor, mismas que coalecen y provocan la pudrición total, para ese momento es común observar también la esporulación. El patógeno requiere humedad relativa del 90 al 100% y temperaturas de 3 a 26°C con una óptima de 18 a 22°C.

Testigo sin aplicación

Testigo sin aplicación

Prácticamente en todas las zonas productoras de cucurbitáceas de nuestro país, el Mildiu Pseudoperonospora cubensis es una enfermedad que llega a causar pérdidas muy importantes a cultivos como pepino y calabacita. Este patógeno se ve favorecido por la alta humedad relativa y por temperaturas que oscilan entre los 8 y 30°, siendo la óptima entre los 15 y 27°C. Mildiu se identifica porque en el haz de las hojas se observan manchas irregulares, amarillas y por el envés se nota un crecimiento velloso, muy perceptible de color púrpura que provoca el secado de las hojas.

La-solución-para-el-control-de-tizón-tardío-en-papa-y-tomate-y-Mildiu-de-las-cucurbitáceas-5

La-solución-para-el-control-de-tizón-tardío-en-papa-y-tomate-y-Mildiu-de-las-cucurbitáceas-3

Ante la importancia de estas enfermedades Syngenta ha desarrollado la molécula mandipropamid (Revus 250 SC) un fungicida desarrollado para la solución eficaz de estos patógenos. Es el primer fungicida derivado de la clase química Mandelamida para ser comercializado. Es altamente efectivo puesto que previene la germinación de esporas, inhibe el crecimiento micelial y la esporulación de los patógenos oomycetos  foliares, tales como tizón tardío de papa y tomate y mildiu de las cucurbitáceas, cebolla, vid, tabaco, lechuga, brócoli y rosal. El producto actúa mejor cuando es usado de manera preventiva pero también tiene un efecto curativo durante el periodo de incubación.

Revus 250 SCTestigo sin aplicación

Revus 250 SC Testigo sin aplicación

Después de una aspersión foliar, una gran proporción de mandipropamid es absorbida dentro de la capa cerosa de la superficie de la planta, una vez dentro del tejido vegetal se presenta una excelente actividad translaminar, también es completamente resistente a lavado por lluvia una vez que la aspersión ha secado. Este fungicida provee consistentemente un excelente control de las enfermedades aún bajo condiciones adversas del clima. Revus 250 SC es altamente efectivo a la dosis de 500 ml/ha contra tizón tardío y 600 ml/ha. contra mildiu.

Revus 250 SCTestigo sin aplicación

Revus 250 SC Testigo sin aplicación

El compuesto es caracterizado por una excelente seguridad al cultivo y también por su favorable perfil con la seguridad humana, la seguridad a la vida silvestre y el medio ambiente. Cuenta con tolerancias EPA para diferentes cultivos como tomate, papa, pepino, calabacita, melón, sandía, lechuga, brócoli, cebolla, tabaco y vid. Particularmente destaca porque su intervalo de seguridad es cero días a cosecha en cucurbitáceas y tomate.  HC

Enrique Flores Carnalla. [email protected]