Noticias Recientes

Contáctanos:

Email
[email protected]

Teléfono
+52 (55) 5669-4540

Dirección
Indianápolis #70, Col. Nápoles Distrito Federal, MX – C.P. 03810

Síguenos:

Injertos en Hortalizas: ¿Qué son y cómo hacerlos?

4.25k

Los injertos son un método de propagación vegetativa que consiste en unir una especie vegetal ya asentada (patrón, portainjerto o pie) con la variedad que se quiere injertar (injerto) para que juntas crezcan cómo un único organismo. Por así decirlo se cultiva una planta con la raíz de otra.

Porqué se hacen injertos en hortalizas:

Normalmente con los injertos se busca combinar las propiedades de las dos especies injertadas, así:

El portainjerto o patrón, suele ser una especie resistente a ciertas plagas o enfermedades a las que la variedad injertada es susceptible de contraer, o su resistencia al medio es mayor (especies autóctonas, más rústicas, más especializadas a ciertos climas, etc…) proporcionando a la variedad injertada un soporte más vigoroso para crecer más.

La parte superior, la que va injertada sobre el portainjerto, suele ser una variedad comercial con gran potencial de rendimiento, pero que no llega a desarrollarse bien en algunos lugares por sí misma debido a ser susceptible a enfermedades del suelo en el que se va a cultivar o a los requerimientos climáticos del medio receptor.

Diferencia entre el patrón y la variedad a injertar.

Diferencia entre el patrón y la variedad a injertar.

Combinando estas dos dimensiones obtenemos un cultivo resistente y productivo.

Requerimientos de un injerto en hortalizas:

Los injertos en hortalizas sólo son posibles entre especies emparentadas, muy relacionadas entre sí, de otra forma los tejidos no resultarían compatibles y ambas plantas morirían… Por supuesto la unión no es instantánea, deben pasar unos días para que se forme un “callo” entre los dos cortes, durante ese tiempo, deben controlarse mucho las condiciones de humedad y temperatura para conseguir que ambas partes se unan correctamente.

Humedad: Los tejidos cortados deben mantenerse en condiciones de humedad muy elevada para que no pierdan agua antes de realizar el injerto. Si por casualidad la humedad bajara los tejidos serían afectados impidiendo la unión.

Temperatura: La temperatura es clave para la formación del “callo” entre las dos especies. Se recomienda mantener una temperatura de entre 20 a 28ºC durante la fase de unión.

Técnicas del injerto:

Hacer un injerto en hortalizas resulta complicado. Las técnicas más utilizadas actualmente para realizar un injerto son las siguientes: 

De aproximación: Esta técnica de injerto es la más utilizado por las casas comerciales, sobretodo en los injertos de calabaza (portainjerto) con sandía. Consiste en unir las dos variedades por su tallo. En el portainjerto se realiza una incisión hacia abajo desde la primera hoja verdadera hasta el centro del tallo y en la variedad injertada se hace lo mismo pero hacia arriba. Estas dos incisiones se ensamblan y sujetan (con cinta aislante o pegamentos especiales) hasta que se unen, lo que resulta más sencillo debido a que se conservan las raíces de las dos especies, no se corta el tallo previamente a la unión. Finalmente se corta el tallo de la variedad injertada y tenemos el resultado final.

De Púa o cuña: Técnica muy utilizada en cítricos que consiste en cortar el tallo de la variedad que se quiere injertar por debajo de sus cotiledones haciendo un bisel (púa) en el extremo del corte. Cortar el tallo del portainjerto haciendo una hendidura entre sus cotiledones hasta dentro del tallo y hacia abajo. Insertar la púa en la hendidura, típico sistema machihembrado, y asegurarlo con una pinza, cinta o pegamentos.

De empalme: Esta técnica es parecida a la anterior con algunas diferencias. Se corta el patrón en bisel por debajo o por encima de los cotiledones. La variedad que se quiera insertar se corta con un bisel del mismo ángulo que el anterior de manera que tenga el mismo diámetro que el patrón en su punto de corte. Se juntan ambos brotes uniéndolos con una pinza especial en forma de tubo.

Adosado: Técnica que actualmente la realizan principalmente máquinas. Consiste en cortar la variedad a injertar en púa con un cierto ángulo. En la variedad del portainjerto se realizan dos cortes, el primero elimina uno de los cotiledones y el ápice vegetativo y el segundo elimina la raíz. En el corte superior se adosa la variedad que se quiere injertar haciendo coincidir los cortes. Mientras la unión se establece se produce el enraizamiento del portainjerto en el corte inferior.

Todas estas técnicas son bastante complicadas para los horticultores que estén iniciando. Pero después de leer esto al menos podrán distinguir si la planta que adquieren proviene de un injerto o no. Ya habrá tiempo de realizar injertos más adelante.

fuente: http://www.agrohuerto.com

ver: El uso de portainjertos
ver: Invernadero de propagación