Noticias Recientes

Contáctanos:

Email
[email protected]

Teléfono
+52 (55) 5669-4540

Dirección
Indianápolis #70, Col. Nápoles Distrito Federal, MX – C.P. 03810

Síguenos:

Pierde terreno el MIP en campo abierto

Aumenta uso de insecticidas biológicos


Las altas poblaciones de plagas insectiles que se observan en Sinaloa, Sonora, Baja California, Michoacán, Guanajuato y en las principales regiones hortícolas del país han sido el resultado en gran parte del uso irracional de insecticidas convencionales. 

Este uso ha provocado alta mortalidad de la fauna benéfica nativa en los diferentes agroecosistemas, provocando un desequilibrio ecológico en la relación insecto plaga/enemigo natural, favoreciendo el desarrollo de altas poblaciones de plagas en las diferentes regiones agrícolas del país. Esta es una de las principales causas por lo que la superficie a campo abierto está siendo sustituida por superficies bajo Agricultura Protegida, ya sea invernaderos o mallas sombra. Actualmente, existen cerca de 57 mil hectáreas de agricultura protegida en México y la superficie a campo abierto se sigue reduciendo. 

Esta situación de alto riesgo en las superficies a campo abierto puede revertirse si se implementan estrategias adecuadas de Manejo Integrado de Plagas (MIP), el cual consiste en el uso de todas las tácticas disponibles para regular las poblaciones de insectos plagas, a niveles que no causen daños económicos a los cultivos agrícolas.

La implementación de cualquier sistema MIP es laboriosa y requiere del conocimiento y de monitoreos periódicos de las plagas, pero sobre todo requiere del compromiso incondicional del productor. Esta filosofía de control de plagas avanza lentamente en México, pero avanza. Lo que es un hecho es que la única manera de lograr una agricultura sostenible es por medio de técnicas que sean amigables con el medio ambiente y con la fauna benéfica de los agroecosistemas promoviendo así el uso de tratamientos agrícolas libres de residuos químicos. 

La obtención de hortalizas y berries de máxima calidad y con certificado orgánico es hoy una de las mayores preocupaciones de los agricultores para poder accesar a los mercados de exportación más exigentes.

Lic. Juan Fco. González Nieves