Noticias Recientes

Contáctanos:

Email
[email protected]

Teléfono
+52 (55) 5669-4540

Dirección
Indianápolis #70, Col. Nápoles Distrito Federal, MX – C.P. 03810

Síguenos:

Manejo Integrado de la Mosca Blanca

2.4k

A partir del 2005, la Mosca Blanca (MB) se constituyó en un serio problema para la agricultura regional. A varios años de distancia las poblaciones de la plaga se han visto notablemente reducidas y en este esfuerzo ha sido decisiva la participación de los productores, organismos y de todas las instancias participantes en el Grupo Técnico constituido en el norte de Sinaloa para detener el avance del insecto.

Los resultados obtenidos a la fecha son satisfactorios pero las acciones deben proseguir porque el riesgo es permanente.

La selección, integración e implementación de tácticas para el manejo de organismos dañinos, dentro del Manejo Integrado de Plagas (MIP), se da en un enfoque de sistemas con diferentes niveles de integración, que puede ser:

a) Al conceptuar la integración de varios procedimientos para el manejo de un organismo dañino en un cultivo.

b) En contra de un complejo de organismos dañinos que afecta a un solo cultivo.

c) En contra de un complejo de organismos dañinos que afecta a varios cultivos y/o productos.

d) En contra de un complejo de organismos dañinos que afecta a un cultivo en un agroecosistema total (región agrícola).

Esto último es lo ideal, ya que con algunas plagas de importancia principal es el único nivel de integración en el que se puede tener éxito sustancial, no obstante, es válido hablar de un MIP a nivel predio (parcela), debido a que los programas de MIP son inacabados e imperfectos y, por lo mismo, dinámicos y perfectibles. Es decir, el programa de MIP terminado no existe, pero debe implementarse aquél que incluya la tecnología generada, factible de aplicar y tener éxito.

Algunos autores que señalan la limitada adopción del MIP indican que, en la mayoría de los casos, a lo más que se llega es a basarse en los plaguicidas, como primera herramienta de manejo. Sin embargo, métodos de control de plagas como el control biológico; resistencia de plantas; control cultural y otras herramientas ecológicas, que no proponen el uso de plaguicidas, han ido evolucionando poco a poco, para ubicarse como estrategias básicas dentro del manejo de plagas, para así tomar el lugar que les corresponde, como parte básica de la filosofía del Manejo Integrado de Plagas (MIP) y, en lo particular, como tácticas de manejo de organismos nocivos.

El diseño de un programa de MIP se debe hacer con todo el tiempo de antelación, de tal forma que cuando se aplique, se trate ya de un paquete de tácticas integradas. Cuando no se programa con antelación y sobre la marcha se definen las estrategias de manejo requeridas, se recurre, inevitablemente, al empleo del control químico (la última medida de control que se debe implementar), casi siempre antes que la mayoría de las estrategias.

Uno de los casos exitosos y representativos del MIP en México es, precisamente, el que se dio en el último lustro de la década de los 90, en la campaña contra la mosca blanca en el noroeste del país (Sinaloa, Sonora, Baja California y Baja California Sur) y que a partir del año 2006, se ha repetido con éxito contra la misma plaga, en la región del Valle del Yaqui, y en el norte y centro de Sinaloa.

En este último caso se implementó el MIP para el manejo del insecto más geminivirus, transmitidos en tomate, tomatillo, soya y frijol. Mediante la operación de grupos de seguimiento para la campaña, a nivel regional, y con el establecimiento de diferentes medidas para reducir el riesgo de altas poblaciones de plaga en el norte de Sinaloa, fue posible reanudar la explotación agrícola de cultivos altamente preferidos por la plaga entre ellos tomate, tomatillo, cucurbitáceas, en general, frijol para grano y soya, en condiciones de producción prácticamente normales. A continuación se presenta un resumen de las principales estrategias emprendidas desde el 2005 a la fecha por el Grupo Técnico en el Programa de Manejo Integrado de Bemisia argentifolli.

mipmoscablanca-c1

Antecedentes

En P-V 2005, después de dos años de no establecerse soya en el norte de Sinaloa, la disponibilidad de agua propició la siembra de alrededor 3,400 has del cultivo.

Ante la falta de semilla de las variedades recomendadas, resistentes a MB, se sembró casi toda la superficie con la variedad Hutcheson, altamente preferida por la plaga.

A dos meses de la siembra del cultivo, una alta cantidad de parcelas establecidas estaban severamente infestadas por MB.

Al final, el rendimiento regional promedio de grano de soya fue ligeramente superior a 1.0 t/ha, sin embargo, alrededor del 40% de las parcelas tuvieron rendimientos apenas por arriba de los 500 kg/ha, y un 10% tuvo pérdida total.

En octubre de 2005, asesores técnicos de cultivos hortícolas en el Valle de Guasave, alertaron a Sagarpa sobre elevadas poblaciones de MB y un daño drástico en cultivos de tomate rojo y tomatillo, reportando siniestros totales de parcelas establecidas más de un mes antes de la fecha recomendada de siembra.

Toda la superficie de frijol de O-l 2005, se vio afectada por la presencia y daño de la MB, daño indirecto como fitófago, pero sobretodo como vector de virus TYLCV y otros.

La problemática provocada por MB y Begomovirus en Sinaloa originó 6,100 ha de tomate afectadas; 4,800 ha de tomatillo afectadas; 30% de reducción promedio del rendimiento en cultivo de frijol.

Se originó el temor de que la problemática registrada provocará la cuarentena temporal de los cultivos afectados, actividad económica de mayor relevancia en la región norte y en el resto del estado de Sinaloa.

Factores involucrados en la problemática MB-Begorfiovirus:

  • Temperaturas elevadas y humedad relativa baja.
  • Ausencia de lluvias generalizadas y abundantes.
  • Cultivos hospederos durante el verano (soya Hutcheson).
  • Presencia generalizada de reservonos del insecto y de patógenos.
  • Relajado manejo fitosanitario sistemático por parte de los productores.
  • Establecimiento de hortalizas afectadas en fechas muy tempranas.
  • Producción de plántula de dudosa sanidad con semilla de igual calidad.

Objetivos

Reducir al máximo las poblaciones de mosca blanca mediante un programa de manejo integrado de plagas (MIP) implementado a nivel regional en el norte de Sinaloa, para reducir los daños que ocasiona como fitófago y la transmisión de begomovirus, en tomate, tomatillo y frijol. La hipótesis fue que el control de MB y las enfermedades que transmite, son un problema de organización, disciplina y apropiadas prácticas agronómicas a nivel regional.

Materiales y método

El MIP de MB se realizó en el norte de Sinaloa en los valles del Carrizo, del Fuerte, de Guasave y de Sinaloa de Leyva. En el presente trabajo sólo se presentan resultados de la jurisdicción de la Junta Local de Sanidad Vegetal del Valle del Fuerte (JLSVWF).

La estrategia de manejo implementada contra la MB se basó en la realizada por personal del Inifap en el noroeste del país, en Sinaloa, Sonora, Baja California y Baja California Sur, con la creación de grupos de seguimiento para la campaña contra la plaga a nivel regional en 1994.

  • Creación de Grupos de Trabajo para la Campaña Emergente contra MB.
  • Acciones periódicas del Grupo Técnico (GT).
  • Acciones de Capacitación y Divulgación del GT.
  • Principales Acuerdos del GT.

Variables de respuestas medidas:

• El efecto del MIP contra MB en la campaña, se midió registrando la población del insecto mediante la captura de adultos en 40 trampas de impactación amarillas con pegamento entomológico, en campo abierto, a lo largo del área de influencia de la JLSWF. Las capturas de MB se registraron semanalmente en un periodo de 24 horas de exposición; contabilizando los ejemplares en toda la superficie de la trampa con capturas bajas (decenas de insectos/ trampa) o en 10 pulgadas cuadradas al azar, cuando las capturas fueron elevadas (centenas de especimenes/trampa). (de acuerdo a la NOM-020-FITO-1995, SAGARPA, 2003).

• En cultivo de soya variedad Hutcheson se compararon poblaciones de 2005 contra las del 2006: la presencia del insecto adulto se inspeccionó en campo en el foliolo central de 30 trifolios tomados al azar, de acuerdo a la técnica de “binomial negativa”.

También, se recolectaron 10 trifolios al azar para inspeccionar en laboratorio la presencia de inmaduros del insecto en una pulgada cuadrada de la parte central del foliolo medio de trifolios cortados al azar del estrato apical y medio de cada planta.

Acciones periódicas del Grupo Técnico

Reuniones semanales para:

  • Presentar y analizar datos de trampeo regional de MB y en cultivos hospederos.
  • Presentar información sobre avance de destrucción de socas y cultivos focos de infestación.
  • Presentar información sobre relación de cultivos hospederos de MB extemporáneos, en el área de cada JLSV.
  • Autorizar acuerdos del grupo técnico, por los Consejos Distritales de Desarrollo Rural Sustentable.
  • Evaluar el efecto de las acciones realizadas.
  • Definir la información a divulgar sobre acuerdos del grupo técnico.

Acciones de capacitación y divulgación:

  • El grupo técnico (GT) acordó técnicas de muestreo en cultivos hospederos de MB y los criterios de interpretación y decisión.
  • Prácticas de campo, cursos-taller, simposios sobre técnicas de muestreo de MB-Begomovirus.
  • Cursos de acreditación de asesores técnicos capacitados en muestreo y monitoreo de insectos vectores en hortalizas.
  • Elaboración de trípticos sobre la campaña contra MB en cultivos agrícolas y en plantas de ornato, por la JLSV.
  • Promoción y autorización de trabajos de investigación enfocados al manejo de MB-Begomovirus.
  • Publicación de acuerdos sobre acciones contra la MB-Begomovirus, en diferentes medios de comunicación masiva (radio, periódico y televisión).

Principales acuerdos:

  • Inicio de incremento de reproducción de crisopa.
  • Liberaciones masivas de crisopa (Chrysoperla carnea Stephens) en cultivos de P-V, en bordos de caminos, drenes y canales, para promover su presencia y actividad.
  • Autorización sólo de siembra de maíz, sorgo y pastos en P-V 2006.
  • Ventana libre de hospederos preferidos por la MB (junio, julio y agosto) en el estado de Sinaloa y aplicación de diferentes acciones durante ésta (incluye diagnóstico de vector infectivo, diagnóstico de presencia de plantas hospederas de mosca blanca-Begomovirus y destrucción de éstas).
  • Análisis y propuestas para la elaboración de dispositivo nacional de emergencia contra MB.
  • Elaboración de documento para regular las actividades de invernaderos productores de plántula de hortaliza de acuerdo con la norma NOM-081-FITO-2001.
  • Prohibición de establecimiento de almácigos de cultivos hospederos de MB.
  • Promoción de la implementación del MIP basado en el control biológico, cultural, mecánico, legal y químico, este último de acuerdo al manejo de grupos toxicológicos a nivel de predio.
  • Supervisión de cultivos hospederos en campo abierto e invernadero por grupos operativos.
  • Elaboración de propuestas de investigación por Instituciones locales.
  • Autorización de establecimiento de cultivos hospederos de MB-Begomovirus sólo para investigación y/o validación.
  • Regulación de la introducción y movimiento de planta en el estado.
  • Coordinación con la Dirección de Salud Municipal, para promover el combate de la MB en parques, jardines, invernaderos y casas habitación.
Mosca Blanca en cultivo de Soya

Mosca Blanca en cultivo de Soya

Reglamentación de permiso de siembra para propiciar un adecuado establecimiento y manejo de cultivos hospederos de MB-Begomovirus, comprendiendo:

  1. Diagnóstico de virus en semilla y planta para trasplante, con el consiguiente comprobante de análisis de virus.
  2. Fecha de siembra adecuada.
  3. Contar con un asesor técnico acreditado.
  4. Aprobación del productor en que el cultivo se destruya en caso de convertirse en un foco de infestación-infección.
  5. Destrucción oportuna de soca, etc.

Aunque las acciones del grupo técnico contra MB iniciaron a partir de febrero de 2006, la fluctuación poblacional del insecto disminuyó desde enero. Sin embargo, en lugar de que la población del insecto se incrementara en marzo, como en 2005, se redujo debido a las acciones implementadas.

  • En soya la diferencia poblacional de MB entre 2005 y 2006 fue contrastante.

El cultivar Hutcheson con un promedio de 100% de hojas infestadas por adultos de MB en el foliolo central de la parte apical de las plantas en la primera quincena de agosto en la temporada 2005, se redujo a 12% de hojas infestadas, en fechas similares de muestreo en el ciclo 2006.

  • Durante la temporada 2006, la MB no colonizó soya.

La presencia de huevecillos, ninfas de primer y cuarto instar fue mínima, mientras que en las mismas fechas de la temporada 2005, se registraron 12.8, 23.3 y 13.5 de huevecillos, ninfas de primer instar y ninfas de cuarto instar por pulgada cuadrada en promedio.

Conclusiones

  • El programa MIP contra MB en la región norte de Sinaloa permitió reducir significativamente sus poblaciones y la transmisión de Begomovirus, en tomate, tomatillo y frijol.
  • Los resultados se obtuvieron con la participación decidida de los productores agrícolas, prestadores de servicios agrícolas, y con la creación de la campaña emergente contra MB y de grupos de trabajo y seguimiento: oficial, técnico y operativo, de manera conjunta.
  • No se requirió de ninguna innovación tecnológica específica, se demostró que la problemática originada por la plaga (MB-Begomovirus) era un problema de organización, disciplina y apropiadas prácticas agronómicas que se debían implementar a nivel regional.
  • La implementación sucesiva del MIP contra MB-Begomovirus en el norte de Sinaloa, permitirá la explotación comercial de tomate, tomate de cascara y frijol por tiempo indefinido.
  • Programas similares de MIP pueden ser ejecutados contra diferentes plagas agrícolas en diferentes regiones del país.  HC

Dr. Egardo Cortez Mondaca
Ing. Francisco Orduño Cota
Grupo Técnico de Mosquita Blanca Zona Norte