Noticias Recientes

Contáctanos:

Email
[email protected]

Teléfono
+52 (55) 5669-4540

Dirección
Indianápolis #70, Col. Nápoles Distrito Federal, MX – C.P. 03810

Síguenos:

Inspecciones a tomates generarán cuellos de botella

53

Preocupación por retrasos potenciales en la frontera


No sólo el mal tiempo en el noroeste del país ha retrasado las siembras y los envíos de hortalizas a los Estados Unidos. Ahora las inspecciones acordadas en el nuevo acuerdo de suspensión del tomate amenazan con entorpecer aún mas el flujo de hortalizas.

Las autoridades federales y estatales de los estados de Arizona y Texas se están preparando para el inicio de las inspecciones obligatorias a los tomates mexicanos que se realizarán en sus garitas de acceso a Estados Unidos a partir del 1 de abril, pero existe la preocupación sobre los posibles cuellos de botella que se puedan presentar para todas las exportaciones de productos frescos.

El acuerdo de suspensión de tomate que entró en vigencia el 19 de septiembre del año pasado entre el Departamento de Comercio y los productores mexicanos de tomate acordó inspecciones por parte del Departamento de Agricultura a todos los tomates saladette y roma dentro de las 24 horas posteriores a su llegada a los Estados Unidos. El nuevo programa de inspección fue la pieza clave que puso fin a una investigación de dumping a los productores de tomate mexicanos.

Situación en Arizona

El Departamento de Agricultura del estado de Arizona ha informado que ha contratado o contratará hasta 35 inspectores especializados para tomates y otros 60 inspectores para uvas, y otras hortalizas. Parte de ese personal será estacional, ya que los envíos de uvas, cítricos y hortalizas sólo están cruzando hasta mayo y junio.

“Estamos trabajando muy de cerca con el Departamento de Agricultura de Arizona y el USDA para eficientar el tiempo, y asegurarnos de que los almacenes donde se realizarán las inspecciones tengan la infraestructura que necesitan para realizar las inspecciones con iluminación y mesas adecuadas”, dijo Lance Jungmeyer, presidente de la Asociación de Productos Frescos de América de Nogales, Arizona.

“Estamos educando a la industria sobre cómo ser más eficientes con este proceso y reconocemos a los funcionarios del USDA por su trabajo para que las inspecciones fluyan bien. Pero tenemos preocupación sobre cómo las inspecciones a los tomates afectarán los tiempos de cruce para los importadores de cítricos, cebollas, aguacates, uvas y otras hortalizas”, dijo. Lo que representa una barrera técnica en potencia para los vendedores de otros productos que no forman parte del acuerdo de suspensión. Eso resultará en demoras potencialmente costosas. “En toda la industria, estamos estimando cientos de millones de dólares en costos potenciales por la interrupción de la oferta”, dijo.

Se prevé una inversión de la industria de $220 millones de dólares para acondicionar los centros inspección para los tomates y casi $50 millones anuales adicionales para cubrir los costos de inspección.

Actualmente, aproximadamente el 15% de los productos mexicanos que llegan a los Estados Unidos requieren una inspección de calidad por parte del USDA, pero ese porcentaje aumentará al 29% después de que comiencen las inspecciones de tomate.

¿Es razonable exigir que casi un tercio de los productos mexicanos sean inspeccionados por el USDA únicamente con fines de calidad? Un asunto de calidad parece estar evolucionando a un asunto de seguridad alimentaria o seguridad pública.

Situación en Texas

Existe cierto optimismo en Texas de que el inicio de las inspecciones de tomate no traerán largas demoras.

El Programa de Inspección Cooperativa de Texas, que depende tanto del USDA como del Departamento de Agricultura de Texas, ha contratado a 20 inspectores adicionales específicamente para tomates y tiene otros 20 en espera si es necesario.

“Tenemos mucho personal dedicado a las inspecciones de tomate. No anticipamos que habrá una desaceleración o algún problema en términos de no tener suficientes inspectores”, dijo Dante Galeazzi, presidente y CEO de Texas International.

Cumplimento de nuevas reglas “crucial”

Con un nuevo acuerdo de suspensión de tomate ahora confirmado por la Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos, la industria espera que se pueda lograr cierta estabilidad en los precios. Es decir, “si se aplican rigurosamente las reglas”, según algunos proveedores americanos.

La inspección fronteriza es un componente clave del nuevo acuerdo. “México esta alcanzando su volumen máximo estacional entre febrero y marzo, que comenzó a aumentar en enero y se mantendrá hasta el mes de abril. Para el mes de abril sabremos como se comportó el flujo de hortalizas pero los precios actuales en el mercado señalan que existen problemas de oferta y cuellos de botella. El bulto de tomates de 25 lbs. ha alcanzado un precio de hasta 28 dólares.

El acuerdo de suspensión es “una buena herramienta” para la industria, pero sólo cuando se cumplen las reglas, señala un comunicado de la Asociación de Productores de Tomate de Florida. “Hemos operado durante 23 años con acuerdos que no funcionaron porque no había un mecanismo de aplicación ni castigo”, concluye.