Noticias Recientes

Contáctanos:

Email
[email protected]

Teléfono
+52 (55) 5669-4540

Dirección
Indianápolis #70, Col. Nápoles Distrito Federal, MX – C.P. 03810

Síguenos:

Dinámica del crecimiento radicular en pimiento

La mayoría de las especies hortícolas de importancia, pasan por un periodo de transplante, el cual siempre va acompañado a situaciones de estrés, que pueden ocasionar altas pérdidas de plantas transplantadas por falta de un sistema radicular establecido que permita restablecer la pérdida de agua por transpiración, pudiéndose traducir en mermas importantes en los rendimientos.

Este periodo post-transplante que abarca hasta las primeras floraciones y cuajas de fruta, en las condiciones climáticas de México, suelen tener una duración entre 20 y 40 días. Durante este período de crecimiento radicular los productores suelen mantener una fertirrigación continua llegando a realizar entre 15 y 30 fertirrigaciones.

El objetivo es entonces evaluar el comportamiento de un fertilizante soluble a base de 15-30-15 más reguladores de crecimiento radicular en condiciones óptimas (sistemas hidropónicos), sobre el crecimiento radicular (peso fresco y seco) de un cultivo hidropónico de pimiento.

La habilidad de las plantas para obtener tanto agua como los nutrientes minerales del suelo está relacionada con su capacidad para desarrollar un vasto sistema radicular (Ferrer, 2002a), sistema radicular que contiene, básicamente, dos tipos de raíces: largas y gruesas que forman el armazón del sistema y que definen el volumen de suelo ocupado; y raíces más finas, de un diámetro menor de 0.8 mm y cortas (McCully, citado por Marschner, 1999). Hay evidencias que es importante mantener una alta tasa de crecimiento del sistema radicular permanente puesto que las raíces nuevas son mejores absorbentes de agua y nutrientes que las raíces viejas (Portas, 1980).

El área más activa para la absorción se sitúa, generalmente, 1-2 mm tras el ápice de la raíz, si bien es cierto que al carecer de un tejido xilemático correctamente formado, hay dificultad para la traslocación, mostrándose una acumulación de nutrientes en esta zona. Regiones de la raíz jóvenes, pero ya consolidadas, aún tienen capacidad de absorción de nutrientes, y además sirven de soporte para los pelos absorbentes, por lo que son las más efectivas en la provisión y transporte de nutrientes, al poseer un xilema bien diferenciado, que es capaz de transportar los nutrientes absorbidos fundamentalmente por los pelos absorbentes. Este hecho justifica la enorme importancia que tiene el mantenimiento de una raíz permanentemente activa, con desarrollo continuo de raíces jóvenes. Esto es especialmente importante en la absorción de nutrientes como calcio, fósforo, hierro y manganeso (Alarcón et al., 2003).

Debido a que las raíces agotan los minerales de la rizósfera, su efectividad en la obtención de los minerales del suelo viene determinada no sólo por la velocidad de extracción de los minerales de la solución del suelo, sino también de su continuo crecimiento. Sin crecimiento, las raíces rápidamente agotarían los minerales del suelo adyacente a su superficie radicular. (Ferrer, 2002a).

Ahora bien, en un cultivo bajo invernadero, donde el potencial de crecimiento de la planta es muy elevado, y donde se suelen suceder etapas de enorme demanda hídrica y nutricional, situaciones que, a veces, pueden ser bastante variables en cortos periodos de tiempo, resulta de vital importancia inducir la formación de un extenso sistema radicular que pueda afrontar con garantías esas situaciones (Alarcón et al., 2003).

Dependiendo de la especie y del estado de desarrollo de la planta entre un 25 a un 50% de los fotosintatos producidos por día, son translocados al sistema radicular para su crecimiento y otras funciones, por ejemplo la absorción de iones. Cerca de la mitad de estos carbohidratos traslocados a la raíz son utilizados en procesos respiratorios (Marschner, 1999).

Los procesos en los cuales la raíz juega un rol clave son los siguientes:

  • Absorción de agua y nutrientes, tanto inorgánicos como orgánicos.
  • Síntesis de citoquininas, hormonas muy importantes para el crecimiento del fruto en sus primeras etapas.
  • Exudación a la rizósfera de ácidos orgánicos que solubilizan fosfatos, hierro y otros elementos para luego ser absorbidos por la raíz
  • Eliminación de iones para mantener equilibrio de cargas a nivel interno.
  • Ajuste osmótico permanente, mediante la acumulación de iones en las vacuolas y Sorbitol y Prolina en el citoplasma para, de esa forma, mantener el gradiente osmótico que le permita absorber agua, incluso a altas conductividades eléctricas en la solución del suelo (Mendoza, 2002).

Es en los primeros días de transplante donde la tasa de crecimiento radicular es la más elevada. La dinámica del crecimiento radicular es de una alta tasa de crecimiento hasta el momento del cuaje de los primeros frutos (Hurd et al., 1979).

Antes del cuaje del primer piso la raíz es el principal depósito para los fotosintatos, pero después del primer cuaje, son los frutos los principales sumideros para estos compuestos (Schröder,1994).

La tasa de crecimiento radicular disminuye desde la primera cuaja. Esta disminución del crecimiento coincide con el aumento de carga de fruta en la planta y refleja la dura competencia entre la raíz y la parte aérea de la planta por los productos de la fotosíntesis.

Ensayo en condiciones hidropónicas

La mayoría de las especies hortícolas de importancia, pasan por un periodo de transplante, el cual siempre va acompañado a situaciones de estrés, que pueden ocasionar altas pérdidas de plantas transplantadas por falta de un sistema radicular establecido que permita restablecer la pérdida de agua por transpiración, pudiéndose traducir en mermas importantes en los rendimientos.

Dinamica-del-crecimiento-radicular-en-pimiento-2Por lo tanto se realizó un ensayo en condiciones hidropónicas para evaluar el comportamiento del sistema radicular de pimiento bajo tratamiento con promotores de crecimiento radicular.

  • T1: Aporte de fósforo mediante aplicación de ácido fosfórico.
  • T2: Aporte de fósforo mediante 15-30-15 estándar (NPK soluble).
  • T3: Aporte de fósforo mediante el producto arrancador 1.
  • T4: Aporte de fósforo mediante el producto arrancador 2.

Siendo:

  • Arrancador 1: Fertilizante soluble a base de 15-30-15 enriquecido con 0.1% B, 0.05% Zn, 1% ácidos orgánicos, 100 ppm  AIB y 100 ppm tiamina.
  • Arrancador 2: Fertilizante soluble a base de 15-30-15 enriquecido con 0.1% B, 0.05% Zn, 1% ácidos orgánicos.

En todos los casos el aporte de fósforo es idéntico, 1.5 mM en todos los riegos, incluso en el aporte de solución nutritiva para la saturación del sustrato.

La aplicación de los tratamientos diferenciales se efectuó durante los 16 primeros días después del transplante, tras ese período se aplicó una solución nutritiva estándar, idéntica para todos los tratamientos, y en la que el fósforo fue aplicado como fosfato monopotásico.

A los 16 días, se midió peso fresco y seco de la raíz de todos los tratamientos.

A los 37 días, se midió peso fresco y seco de la raíz de todos los tratamientos.

El transplante tuvo lugar a finales de marzo, la primera toma de muestras se efectuó a mediados de abril, y el segundo de los muestreos, coincidiendo con la finalización del ensayo a principios de mayo.

Dinamica-del-crecimiento-radicular-en-pimiento-g1 Dinamica-del-crecimiento-radicular-en-pimiento-g2

Se determinó el peso fresco y el peso seco de raíces de plantas de pimientos completas en dos fechas diferentes, a los 16 días postransplante y a los 37 días postransplante. (Gráficas 1 y 2).

El mayor valor en peso fresco de raíces de pimiento con 45.1 g/planta lo obtuvo el Arrancador 1.

En peso seco en pimiento, Ultrasol Arrancador 1 alcanzó 3.01 g/planta superando al ácido fosfórico con 2.48 g/planta. Existe una diferencia en peso seco de la raíz del orden de 18% entre ambos tratamientos en favor de la utilización de auxinas sintéticas aplicadas de forma exógena. Estos resultados se traducen en un mayor desarrollo de la parte aérea de la planta (datos no publicados).

Estas diferencias conllevan una gran importancia teniendo en cuenta las características de los sistemas radiculares de pimiento que se caracterizan por poseer sistemas radiculares muy pocos desarrollados y con bajo vigor de crecimiento, además de encontrarse normalmente en suelos con monocultivos de solanáceas y con serios problemas en su estructura.  HC

Ing. Mario Berrrios U.
SQM México
[email protected]