Viernes, Octubre 24, 2014
   
Text Size
anunciatehc2013_01anunciatehc2013_02anunciatehc2013_03
  • John Deere
  • John Deere
  • John Deere
  • Syngenta
  • Summitagro
  • Gowan Semillas
suscribetehc2013_01suscribetehc2013_02
header-sep2014 ed-anteriores v-digital

Aplicación de mallas sombra

mallasombra1En la producción de hortalizas

En los últimos años, a causa de la fuerte competencia por los mercados de exportación, las exigencias en cuanto a la calidad de los productos hortícolas son cada vez mayores.En este sentido, el invernadero, una opción que está creciendo en el noroeste de México, responde ante esas exigencias y permite al agricultor contar con una mejor producción, más consistente, de más calidad y con mayores rendimientos por unidad de superficie.


No obstante, una alternativa más económica es el uso de la malla o casa sombra, que protege la planta (hoja y fruto) de una fuerte radiación solar directa, reduciendo con ello la temperatura y evitando el fruto quemado, además de que con un grado de luminosidad adecuado a cada tipo de cultivo para una respuesta máxima, se puede obtener como resultado una planta más vigorosa, con fruto de mayor calidad y mayores rendimientos que en campo abierto.
Las mallas, tejidas con filamentos plásticos, al igual que la película de polietileno, que es el plástico tradicional utilizado como cobertura en túneles e invernaderos, modifican el ambiente térmico y luminoso de las plantas, lo cual puede influir de manera importante en el crecimiento y desarrollo vegetal, al afectar importantes procesos que dependen de la luz y/o la temperatura, como la fotosíntesis, la fotomorfogénesis; y la transpiración, entre otros.

Factores ambientales en el desarrollo de los cultivos
El medio ambiente es el conjunto de condiciones exteriores que afectan la vida y desarrollo de un organismo e indica lo dinámico del medio natural de una planta, ya que constantemente se está combinando la intensidad de sus factores. Ahora bien, el ambiente para la producción y desarrollo de cultivos protegidos está constituido por todos los factores climáticos modificados por el tipo de estructura y su cubierta; el medio de crecimiento de las raíces, formado por suelos naturales o sustratos artificiales; las interacciones del cultivo con otros organismos con los que las plantas se relacionan, como insectos, hongos, bacterias y virus; así como todas las modificaciones y prácticas culturales realizadas para acondicionar y manejar de la mejor manera ese ambiente, con la finalidad de crearle a la planta las mejores condiciones y pueda expresar todo su potencial productivo. Por lo que siempre se debe buscar la mejor adaptación del cultivo al ambiente específico o bien observar su respuesta a diferentes condiciones ambientales para realizar la mejor selección.
Los principales factores que intervienen en el desarrollo de los cultivos, mismos que se pueden modificar y/o controlar mediante sistemas de cultivo protegido son: la luz, la temperatura, la humedad ambiental y el bióxido de carbono. Estos elementos son dependientes entre sí, cuando se modifica uno de ellos los otros también son afectados.

Luz
La energía solar es el factor ambiental que ejerce una mayor influencia sobre el crecimiento y desarrollo de las plantas, al afectar entre otros procesos biológicos la fotosíntesis, que transforma la energía solar en energía química utilizando luz con longitudes de onda entre 400 y 700 nm, conocida como radiación fotosinté-ticamente activa (RFA o PAR por sus siglas en inglés) y absorbida principalmente por los pigmentos clorofílicos; y la fotomor-fogénesis, que incluye efectos sobre la germinación de las semillas, elongación del tallo, expansión foliar, desarrollo de cloroplastos, síntesis de clorofila y muchos otros productos secundarios, en respuesta a la incidencia de flujo tónico con longitudes de onda de 400-500 nm (luz azul), 600-700 nm (luz roja) y 700-800 nm (luz roja lejana), percibidas por fotorreceptores biológicos (fitocromo y otros) presentes en pequeñas cantidades en las plantas.

Temperatura
La temperatura ejerce una gran influencia sobre el crecimiento y el metabolismo de las plantas y no hay tejido o proceso fisiológico que no esté influido por ella. El desarrollo y el crecimiento de la mayoría de los cultivos agrícolas ocurre dentro de un rango de temperaturas óptimas, que oscila entre los 15-35°C.
Cuando se relaciona la temperatura con el desarrollo vegetal interesa conocer las temperaturas cardinales o extremas que puede soportar un cultivo; la temperatura óptima en la cual la planta presenta su mejor desarrollo, así como las temperaturas mínimas y máximas por debajo o encima de las cuales las plantas detienen su crecimiento.

Humedad relativa
La humedad en el ambiente, debajo de una estructura de protección de cultivos, interviene en varios procesos: el amortiguamiento de los cambios de temperatura, el aumento o disminución de la transpiración, en el crecimiento de los tejidos, en la viabilidad del polen para obtener mayor porcentaje de fecundación del ovario de las flores y en el desarrollo de enfermedades.
Cuanto más húmedo esté el ambiente, menos evaporación y transpiración de las plantas. A mayor temperatura menos humedad relativa. A menor humedad relativa mayor consumo de agua.
Cuando la transpiración es intensa, como consecuencia de la falta de humedad en el ambiente o por las altas temperaturas, puede haber más concentración de sales en las partes donde se realiza la fotosíntesis y queda disminuida esta función.

Plasticultura
El campo de los cultivos hortícolas y ornamentales está experimentando una tendencia cada vez más marcada hacia la producción anticipada o fuera de estación y en condiciones naturales diferentes a aquellas en las que tradicionalmente se cultivaban a campo abierto, tendencia que ha creado la necesidad del uso de diversos sistemas y estructuras de protección de los cultivos para forzar su desarrollo, como son: acolchados, cubiertas flotantes, túneles, invernaderos y casas sombra.c1malla
En los Cuadros 1 y 2 se ejemplifica la importancia de la plasticultura, a nivel mundial y nacional, respectivamente. En el primero se puede observar que el mayor desarrollo de la plasticultura se encuentra en Asia, seguida de Europa, América y Africa, en ese orden, y en el segundo se aprecia que los acolchados, las mallas sombra y los microtúneles, son las estructuras más usadas para proteger cultivos en México.

Mallas sombra
Las mallas sombra son de un material tejido y manufacturado con monofilamentos o filamentos planos de polietileno de alta densidad que tienen características de alta resistencia y durabilidad, para usarse en campos a cielo abierto, así como en invernaderos. Mediante el uso de las mallas se puede reducir la luminosidad entre un 30 y 90%, dependiendo del tipo y necesidades del cultivo. El color más empleado en las mallas sombra es el negro, aunque empiezan a aparecer mallas de colores como el azul, rojo, blanco y verde o combinaciones de estos colores.
Además del polietileno, el material más común para la fabricación de este tipo de mallas, se emplean también el polipropileno y el poliéster. La duración de las mallas de polietileno con un buen manejo es de cuatro años, mientras que las de polipropileno pueden llegar a diez años de duración.

Casas sombra
La construcción de un invernadero significa una inversión importante que debe analizarse cuidadosamente. Para este propósito, se debe considerar que existen nuevos materiales y diseños de construcción que se adaptan a las diferentes necesidades de cada cultivo.
En el caso de nuestro país, existen diferentes condiciones de temperatura y humedad del ambiente que favorecen el desarrollo de una gran variedad de cultivos. Este potencial se puede aprovechar con mayor utilidad, si se utilizan los materiales adecuados para ello.c2malla
A ese respecto, las mallas sombra que se venían utilizando en las regiones templadas del Estado de México, Michoacán y Morelos, para suavizar el efecto de los rayos solares, al cubrir parcial o totalmente al cultivo durante las horas de mayor concentración de energía, y que se utilizaban también para proteger la entrada y los laterales del invernadero contra la invasión de las plagas que afectan a los cultivos, con un diseño diferente se utilizan ahora en las regiones tropicales, donde las temperaturas alcanzan los 40°C. Con el diseño y los ajustes en la calidad de los materiales, estas mallas se han convertido en una herramienta muy eficaz para controlar el exceso de temperatura, obtener una mayor ventilación y sombrear el área de producción de una manera económica y productiva.
Los sistemas o estructuras para adaptar las mallas sombra, en unidades integrales o casas sombra, han sido desarrolladas principalmente en los estados de Sinaloa, Nayarit, Colima, Chiapas y Tabasco y actualmente se están utilizando para la producción de trasplante y cultivos intensivos que requieren de una mayor ventilación.
En estas regiones, las casas sombra, previenen el efecto del viento, reducen la evaporación y la transpiración de las plantas y evitan el ingreso de los insectos, que muchas veces son portadores de peligrosas enfermedades virales. Otra de las ventajas de las casas de sombra, es que con su instalación, se reducen las aplicaciones de agroquímicos y se aprovecha mejor el espacio vertical para el crecimiento adecuado de las variedades indeterminadas.
Las mallas están fabricadas con polipropileno o polietileno de alta densidad y llevan un tratamiento especial para prevenir los efectos de los rayos ultravioleta. La duración de estos materiales depende del entramado y la densidad, la cual se puede ajustar a las necesidades de cada región o cultivo. Las mallas se confeccionan con cintas de refuerzo, costuras de alta seguridad y ojillos especiales para mejorar el anclaje y la tensión que requiere cada unidad integral.
Las estructuras que se utilizan para instalar las mallas de sombra, son las columnas de perfil tubular zintro galvanizado, que permiten una altura libre de por lo menos tres metros. Para hacer el cuadriculado, se utilizan cables de acero y un sistema de anclaje en forma de broca que le proporcione una mayor tensión y resistencia. La ventaja más importante del sistema de mallas, es quizás la flexibilidad de sus materiales y la facilidad con la cual puede ser instalada o transportada hacia otros lugares. La duración y el tamaño de estas unidades, puede ser ajustada a las necesidades específicas de cada cultivo y puede ser retirada al final de la temporada para alargar la vida útil de las cubiertas.  HC

MC Felipe Ayala Tafoya, Profesor e investigador de la Facultad de Agronomía de la Universidad Autónoma de Sinaloa

 

  • image
  • image
  • image

Busqueda de articulos

Login Form